Cómo servir el gin tonic perfecto estas navidades

19 Nov, 2016

l

Te enseñamos todo lo que debes saber para servir un gin tonic perfecto

A solo un mes de que arranquen esas copiosas comidas navideñas, hoy os traemos la receta para ser el perfecto «cuñado» que deslumbre a toda la familia con su sabiduría sobre la preparación del combinado más de moda, el gin tonic.

Gin tonic cocktail

Gin tonic

Los mejores expertos de la entidad The Water Company nos ofrecieron esta semana una masterclass en la que pudimos conocer todos los detalles que envuelven al gin tonic, desde su origen, hasta su cata, pasando por el proceso de elaboración y la forma de servirlo. Por eso hoy os traemos las claves para servir el gin tonic perfecto.

Comenzando por el principio, si quieres dejar a tus familiares y amigos anonadados, siempre es bueno un poco de historia con algunos datos de referencia para mostrar tus amplios conocimientos. ¿Sabías que el origen de la ginebra se sitúa en Holanda? Allá por el siglo XVII un médico alemán afincado en Holanda destiló por primera vez granos de cebada, centeno y maíz, junto con bayas de enebro, en busca de un remedio para curar afecciones biliares y renales. Nunca consiguió lo que buscaba, pero si logró inventar una bebida que pronto cogería mucha popularidad.

En 1648, tras la Guerra de los Treinta Años, los soldados ingleses se llevaron a Inglaterra algunas botellas de lo que ellos llamaron “el coraje holandés”; denominación que venía a cuento debido a que era la bebida que animaba a las tropas rivales antes de la batalla. En 1689 el rey de Inglaterra, Guillermo de Orange, prohibió todas las importaciones de licores de Francia, lo que tuvo como resultado un gran aumento de la popularidad de la ginebra.

1783_johann_jacob_schweppe

Johann Jacob Schweppe, el inventor de la tónica Schweppes

Al llegar el siglo XVIII la ginebra se había convertido en la bebida nacional de Inglaterra. Entre 1600 y 1730, la producción nacional de ginebra aumentó en un 90%. Una comisión oficial registró en 1750 que en una de cada cinco casas de Londres se elaboraba y vendía ginebra. En aquel momento, los impuestos eran tan bajos que una pinta de ginebra era mas barata que una pinta de cerveza. Como resultado de un exceso de consumo y de la mala calidad de la ginebra, se introdujeron los impuestos. La ginebra se encareció y aumentó su calidad, y empezó un firme ascenso hacia las clases altas. Así surgió la famosa ginebra London Dry Gin.

Por otra parte, en 1632, en Perú, la condesa de Chinchón, esposa del virrey Luis Jerónimo de Cabrera, enfermó de malaria y consiguió salvarse gracias a la corteza de la cinchona. La aristócrata española se convirtió en la primera europea en superar la enfermedad. Pronto, el uso de esta corteza se extendió por el Viejo Continente.

En 1817, los científicos franceses Pierre Joseph Pelletier y Joseph Bienaimé Caventou lograron aislar y extraer el principio activo de la corteza de la cinchona, la quinina. Este principio activo comenzó a ser distribuido en las colonias europeas en África y Asia, donde la malaria causaba grandes estragos. Sin embargo, su sabor extremadamente amargo convertía su consumo en un auténtico martirio. Los oficiales británicos destinados en India comenzaron a disolver las pastillas de quinina en agua, añadiéndole su bebida favorita, la ginebra, para mejorar su sabor.

Johann Jacob Schweppe, un relojero alemán muy aficionado a la ciencia, descubre en 1783 el primer proceso para añadir burbujas al agua. Su empresa sería pionera en utilizar la nueva mezcla como vía de negocio para empezar a comercializar agua carbonatada con quinina, producto que pasaría a conocerse como tónica. Desde ese momento el gin tonic no ha hecho más que ganar popularidad con nuevas fórmulas y distintos tipos de destilados.

Cómo preparar un gin tonic perfecto:

REALIZA UNA CATA

Una de las cosas que aprendimos antes de realizar un gin tonic fue a catar la ginebra a palo seco. Esto puede resultarte desagradable si no estás acostumbrado, por lo que debes comenzar acercando la copa a tu nariz, siempre a una distancia prudencial, para agitarla y recibir los primeros aromas. A continuación, debes dar un pequeño sorbo y mantener unos pocos segundos el alcohol en tu boca antes de tragarlo.

¿Y para qué sirve la cata? Es muy sencillo. Gracias a los aromas y sabores que esta te transmita por sus destilados, podrás hacerte una idea de qué tónica y que especias o botánicos le puedes añadir más tarde. Si aún así te quedan dudas, siempre puedes acudir a nuestro amigo Google y teclear las palabras perfect serve junto al nombre de la ginebra que quieres servir. Esto te dará una recomendación de la marca para servirlo con garantías.

ESCOGE LA GINEBRA

En el mercado hay multitud de ginebras de todos los tipos y precios, pero estas pueden clasificarse según su tipo:

  • Genever (Enebro): Es la versión “original” de la ginebra. Su producción se genera a partir de un tercio de malta aplastada, fermentada y rectificada con bayas de enebro con alcoholes de baja graduación.
  • London (Dry) Gin: Su producción se obtiene a partir de alcohol etílico, y su destilación es continua en columnas de platos.
  • Old Tom Gin: Su elaboración es ligeramente más edulcorada que la versión London Gin y sus botánicos más intensos, que se contrarrestan con una ligera dulzura, obteniendo una experiencia más compleja que otros tipos de ginebra.
  • Plymouth Gin: Plymouth hace referencia no solo a la única marca de este tipo de ginebra, sino también a la ciudad donde se originó. Esta ginebra se destila artesanalmente en alambique de cobre y obtiene su suavidad característica de la mezcla de siete botánicos combinados con alcohol puro de grano y agua del parque nacional de Dartmoor.

Esta es la clasificación oficial de las ginebras, pero estas también pueden clasificarse en función de su sabor (simples, complejas, suaves y saborizadas) o en función de sus botánicos (clásicas, citrícas, especiadas, herbales y florales). En nuestra masterclass pudimos catar 3 tipos muy diferentes de ginebra a partir de los cuáles pueden conseguirse decenas de gin tonics distintos según su preparación:

  • unnamedSimple gin: Su elaboración es también complejamente simple. Los botánicos seleccionados para crear el sabor de Simple pasan por dos procesos. Unos se destilan por separado: enebro, brotes de pino escocés y cáscaras de limón. Y el resto, se infusiona: semillas de cilantro, flor de saúco, flor de salvia, raíz de angélica, semillas de cardamomo, nuez moscada.
  • Berrypickers: Fresas seleccionadas del sur de España, licor base de grano, maceración durante cinco días, no adición de azúcar y una destilería artesanal son los elementos clave que definen la personalidad de esta gin única con sabor a fresas y presentación singular.
  • Gold 999,9: Producida a partir de una mezcla de cítricos y haba tonka, esta ginebra premium francesa destaca por la presentación en una botella dorada brillante y por sus ingredientes peculiares. Es una ginebra que emana unos aromas cítricos, principalmente a mandarina. Esto hace que su combinación con mandarina y haba tonka sea ideal.

PREPARA EL VASO

El mejor recipiente para servir un gin tonic es una copa, y es importante que esta esté fria. Para llegar a una temperatura ideal hay unas máquinas escarchadoras que hacen el trabajo por ti, pero como seguramente no dispongas de ella, lo mejor que puedes hacer es echar unos cuantos hielos y removerlos durante unos segundos con la típica cuchara trenzada del gin tonic (o algo similar) hasta lograr enfriar la copa.

cubito-totalmente-cristalino-y-bien-formado-_0

Es muy importante utilizar un buen hielo

Una vez tengas el vaso en su temperatura debes tirar el agua que se haya desprendido de los hielos, o bien cambiarlos por unos nuevos.

ECHA LOS HIELOS

El hielo es mucho más importante de lo que creemos para hacer un buen gin tonic. Tiene que cumplir tres características básicas: ser grande, gordo y duro. Lo óptimo es utilizar un hielo industrial, de los que venden en gasolineras y supermercados, ya que se realiza a muy baja temperatura y con agua osmotizada. Esto nos asegura que el hielo cristaliza muy rápido y tarda mucho en fundirse evitando que nuestra copa se ague.

Los hielos echos en casa tienden a derretirse antes y al estar en el congelador cogen aromas de otros alimentos que pueden afectar al sabor del gin tonic.

SIRVE LA GINEBRA

Para servir la ginebra apenas hay misterio, eso si, todos los expertos coinciden en una medida que dará el mejor sabor a tu combinado. Los estándares son de una parte de ginebra por cada cuatro partes de tónica, es decir, 5cl de ginebra por cada 20cl de tónica (medida estándar de las tónicas). Algunas botellas de ginebra ya traen el tapón con esta medida para que lo uses de medidor, y sino siempre puedes hacerte con uno para calcularlo exactamente. Preferiblemente la botella de ginebra debe estar en la nevera antes de servirse.

SIRVE LA TÓNICA

juego-barman

Utensilios para servir un gin tonic

Se ha hablado mucho de cómo servir la tónica, y es que el problema de esta bebida es que rápidamente pierde el gas. Hasta ahora la burbuja perfecta ha sido solo conseguida por la marca Schweppes, que como vimos anteriormente fue la primera en comercializar este producto, pero hay muchas otras marcas que proponen conceptos diferentes y muy interesantes, e incluso la mayoría de distribuidores de ginebra sacan al mercado su propia tónica para combinarla con su ginebra.

Volviendo a la pérdida de gas, para servir la tónica disminuyendo al máximo este problema, debemos servirla directamente de la botella y echarla lentamente sobre un hielo lo más cerca de este posible, pero sin llegar a tocarlo. Según un estudio esta es la mejor manera, mejor incluso que la típica cuchara trenzada.

Preferiblemente la tónica debe estar en la nevera antes de servirse.

AROMATIZA TU GIN TONIC

Como ya hemos visto, gracias a los detilados de la ginebra y al aroma de la tónica, el gin tonic ya tendrá su propio sabor con solo servirlo, por lo que es importante que no te excedas en este punto. El resultado final debe ser suave y con pocos extras añadidos, evitando los tropezones. Lo más recomendable es una cáscara de algún cítrico, ya que funciona realmente bien con casi todas las combinaciones.

¡A BEBER!

Una vez preparado el gin tonic solo queda bebérselo. Parece tarea sencilla, pero también tiene un par de trucos. Es importante coger siempre la copa por abajo para no calentar la bebida con tus manos, y siempre hay que tratar de beberlo en menos de 20 minutos, de lo contrario acabarás bebiendo un gin tonic aguado. Si quieres beber más despacio siempre puedes compartir tu bebida o echar la mitad de todas las cantidades.

gin-tonic

Entradas relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.