Tacones Manoli llega a la capital

  • Más de dos horas de aventura, acciones, artístistas englobados en el flamenco.

  • Una obra de teatro inmersiva y clandestina ubicada en el centro de Madrid.

El flamenco, caracterizado por numerosas influencias culturares, un género artístico, cuya cuna andaluza se traslada en Madrid para crear una renovación del género. Mucho más que baile, es pasión, arte, miles de sensaciones en un mismo espectáculo: Tacones Manoli. La mezcla perfecta entre diversos artistas, el teatro y la música, bajo un marco con un toque muy español repleto de tradición. Llega a la capital este espectáculo para cautivar a todos aquellos que se atrevan a vivir una de las experiencia y aventuras más mágicas del momento.

Tacones Manoli surge gracias a la compañía Let`s go, que apuesta de nuevo en Madrid. En esta ocasión subiendo un escalón en el mundo artístico, ya hemos disfrutado de otros ocios de la compañía. En concreto, de Uñas Chung Lee o Medias Puri. Sin embargo, poco tienen que ver con esta nueva propuesta artística, ya que los anteriores proyectos estaban más vinculados al ocio nocturno y a los espectáculos de discoteca. Tacones Manoli viene a romper con todo lo establecido, una obra de teatro en la que el espectador se convierte en participante activo de la trama. Es guiado por los personajes, construye su aventura y disfruta cada vez que va de una experiencia única.

Estamos hablando de un espectáculo inmersivo y clandestino, ya que la ubicación no se desvela hasta comprar las entradas, las cuales te darán una serie de instrucciones para poder llegar al lugar. Nosotros queremos continuar con el misterio y reservarnos la ubicación, eso sí, podemos adelantarles una pequeña primicia, se ubica en Madrid Centro. En concreto, la ubicación es un antiguo palacio de Madrid, en el que ya se han ubicado otros locales. Pero no podemos contar más, tienen que ir para disfrutar de este gran ambiente.

Otra de las características de este espectáculo es la presencia de los colores rojo (con la pasión y vinculado a la muerte), el negro (el luto, lo oscuro) y el blanco (la salvación, la pureza, lo pulcro). Todo gracias a la gran labor de Felype de Lima, que ha apostado en la escenografía y en los vestuarios por esta simbología que caracteriza tanto a la obra como a los personajes. Además es importante el valor simbólico que generan en los propios personajes. Una caracterización maravillosa, inspirada en uno de los grandes dramaturgos españoles como es Federico García Lorca y una de sus grandes obras como es La Casa de Bernarda Alba.

Los personajes y el entorno hacen que el espectador se funda con la historia, interactúe con los personajes, viva en primera persona cada sensación, pueda disfrutar de una experiencia extrasensorial, e incluso, pueda disfrutar de un pequeño aperitivo que se encuentra en la propia obra, siendo así, una vez más, parte de la narrativa que constituyen los personajes. Las luces también ayudan a esta sensación de misterio y sorpresa que vives desde el primer momento desde que compras las entradas, hasta que llegas a la ubicación y de embarcas en esta historia.

Hablando con una de sus artistas principales, Chelo Pantoja, encargada de llevar el papel de Bernarda, que en esta obra sería Manoli, nos muestra la importancia del flamenco. Más de 30 años de experiencia en este género artístico, nos conmueve con su actuación. Para ella es toda una experiencia nueva pertenecer a un show “clandestino inmersivo” como es Tacones Manoli. “Hay muchos géneros mezclados, pero yo creo que el flamenco en sí, en la persona que hace flamenco, debe saber vender su producto, entonces esto es lo que estamos haciendo aquí”, resaltando sobre todo la importancia de transmitir el personaje a las personas que acudan. “Te tienes que meter en el papel de inmediato, yo me meto en el papel en el momento, esto lo veo como mi casa”, comenta con emoción al explicar su función en la obra. Mucho trabajo bajo la dirección de Iñaki Fernández, que está dando su fruto en este espectáculo que cada vez es algo único y nuevo.

Hablando con Iñaki Fernández, con más de 10 años trabajando en le mundo del espectáculo como creador y consultor internacional para la compañía Let`s go, lanza esta propuesta en el que el plato principal es el flamenco. Pero renovado, como nunca se había visto, inspirado en otras obras que puedes disfrutar en lugares como Nueva York, Londres o Shangai. Sin embargo, como bien expresa, hay que ir observando el propio público español a ver cómo acoge la obra y cómo va evolucionando, para poder adaptar la obra.

“Es una obra de teatro en el que se mezcla una experiencia dónde el espectador va a recorrer el edificio y va a sorprenderse viviendo la experiencia de diferentes maneras. Es una experiencia en la que vamos a mezclar la música flamenca, la danza contemporánea, el baile flamenco y la literatura española”, explicaba Iñaki Fernández. Además, nos cuenta que el propio espectador crea su aventura, ya que se convierte en un espectador activo que está en un mismo entorno dónde en diferentes salas se están dando lugar a diferentes acciones. Toda una experiencia para vivir y que les recomendamos desde el Grillo Amarillo.

Nos quedamos con una última cita de Federico García Lorca para cerrar esta pequeña crónica:

“Solo el misterio nos hace vivir. Cada minuto, cada persona, cada actitud puede ser el germen de una obra dramática. Cada criatura que nos tropezamos va pasando a través de su vida por climas dramáticos diferentes hasta su última escena en que se tiende para morir”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.