Aprendiendo de la cultura del tuppersex

Roma Calderón y Alicia Garau unen talento para hablar de nuestra sexualidad sin tapujos ni perjuicios

Los tabús hacia la sexualidad, el sexo, la masturbación, etc, siempre han estado a la orden del día. Los perjuicios sociales hacia la masturbación femenina siempre han generado que al tratar estos temas, se creen ciertas creencias o directamente, se opte por no hablarlos por los tapujos que se tienen hacia ellos. Sin embargo, en esta comedia teatral veremos una forma divertida y diferente de romper con esos mitos y demostrar, a grito, a pleno pulmón, como bien nos incita una de nuestras protagonistas que al final “Yo me masturbo”.  Un grito al inicio de la función que da esa fuerza al público, esa frescura y esa comodidad para tratar todos los temas de la obra.

Sin miedos ni ataduras, con toda la naturalidad del tema llevada a la satírica y la comedia. Edu Pericas, escribe y dirige esta obra mostrando que la mujer ya no debe limitarse, no debe tener miedos. Es curioso como sus dos personajes principales reflejan la sociedad. Creo que no podemos decantarnos solo por una, ya que ambas, a parte del gran papel que representan, también muestran particularidades que podemos vivir a lo largo de nuestra vida. Además, el factor sorpresa, es algo con lo que juegan constantemente en la obra. No hay un momento en el que puedas distraerte de la acción, está plagada de experiencias surrealistas.

Uno de los puntos centrales de esta obra son sus dos personajes principales. Por un lado, tenemos a Roma Calderón en el papel de Carmen, la peluquera que ha revolucionado su negocio con un tuppersex y otros comercios que iremos descubriendo a lo largo de la trama. Mamen (como le gusta que llamen) representa a esa parte de la sociedad que habla sin tapujos hacia la masturbación y a tener relaciones sexuales. Es tachada de “bruta” por lo directa que es y por la falta según nuestra “coach” de términos correctos. Sin embargo, es el ejemplo perfecto, de que no hay que preocuparse por lo que piensen, de que la libertad sexual es un derecho al que no hay que renunciar.

Por otro lado nos encontramos a Alicia Garau, nuestra “coach”. Preparada, segura, determinada. Formada en el tema y en marketing. No obstante, mientras la obra va avanzando, vamos conociendo mejor el personaje, sobre todo, sus miedos, inseguridades y la crisis que vive actualmente, una crisis amorosa. Refleja esa parte de la sociedad que utiliza eufemismos, más recatada, más precavida en el uso de ciertos términos. Pero no podemos evitar quererla a cada segundo que pasa, reírnos con ambas y pasar un momento inolvidable que posteriormente nos ayudará a normalizar ciertos aspectos de la sexualidad.

Aunque se enmarque en un formato más cómico no quita el fuerte valor de concienciación y de liberación que muestra la obra. Como muestra su director, Edu Pericas, al explicar la obra “ahora ha llegado una nueva mujer al mundo. Una mujer a la que no sólo no le da miedo reconocer que se masturba, sino que incluso se reúne con un grupo de amigas para comentarlo sin complejos, con un sano sentido del humor, mientras compra penes de plástico que vibran. ¿Qué es sino el fenómeno Tuppersex?”

Les recomendamos totalmente vivir esta experiencia. Será un momento inolvidable digno de recordar gracias a este dúo dinámico que forman Roma Calderón y Alicia Garau. Adiós a los tabús y a los complejos; como dice la obra, ¡Nunca hablar de sexo había sido tan divertido! Así que ya saben, no pierdan esta oportunidad de un poco más sobre la sexualidad y algún que otro cotilleo de nuestra querida coach gracias a Mamen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.