‘Mistress America’, crítica

Si esperabas una crítica de ‘8 apellidos catalanes’, lo siento, pero te he decepcionado. ‘Mistress America’, es mi propuesta cinematográfica de la semana, y bien puedo conseguir que compres la entrada tras sobrepasar la barrera del punto final, o bien me mandas al carajo. El espectador es soberano.

Lola Kirke as "Tracy" and Greta Gerwig as "Brooke" in MISTRESS AMERICA. Photo courtesy of Fox Searchlight Pictures. © 2015 Twentieth Century Fox Film Corporation All Rights Reserved

Lola Kirke como “Tracy” y Greta Gerwig como “Brooke” en MISTRESS AMERICA.

Dirigida por Noah Baumbach  y co-escrita con su pareja y protagonista de la película, Greta Gerwig, – la pareja de moda del cine independiente norteamericano-, “Mistress America” es un reflejo de la ciudad de Nueva York del siglo XXI y  los personajes neuróticos que la habitan. No quiero comparaciones con Woody Allen… En esta screwball moderna conoceremos en primer lugar a Tracy Fishko (Lola Kirke), una estudiante de primer curso de Literatura, que a las pocas semanas ya se siente fuera de lugar dentro de la vida universitaria y de Manhattan. La primera parte de la cinta podría titularse “Tracy no encuentra su sitio”. No consigue entrar en el club de escritores que tanto ansía, y solo consigue un amigo, con el que disfruta gratamente de su compañía hasta que éste se echa novia y todo se viene abajo. Y vuelta a la frustración. Hasta que aparece ella, Brooke, su futura hermanastra, quien se convertirá en su ejemplo a seguir, un rayo de luz a su existencia que poco a poco se irá difuminando a medida que la vaya conociendo. Esta parte podría llevar el título de “Y de repente, Brooke”.

Greta Gerwig interpreta un papel con el que los treinteañeros, hombres y mujeres, se van a sentir identificados. Nos muestra en primer lugar a una mujer alocada, autodidacta (“esa palabra la aprendí por mí misma”),  que lo pone todo patas arriba, libre de toda atadura convencional y con un dogma de vida que le impide rendirse: no ha sido educada para ello. Es esa chica con la que no dudarías ni un instante en tomar unas cañas. Pero, no es oro todo lo que reluce. Brooke es monitoria de spinning, canguro, cantante de un grupo y sueña con abrir un restaurante multifuncional… ¿Y qué significa esto? Que una vez entrada en la treintena, aún no ha conseguido esa vida que aspiraba, y por mucho que intente demostrar a su joven scout que de espíritu va sobradamente joven, el tiempo se le echa encima y envidia el margen de tiempo de Tracy para seguir soñando. Mientras que ésta aspira a ser la mujer adulta y segura que Brooke le muestra en un primer momento. Finalmente, terminará descubriendo a una mujer frágil y cansada de su lucha diaria.

(L-R) Cindy Cheung as "Karen," Dean Wareham as "Harold," Matthew Shear as "Tony," Greta Gerwig as "Brooke," Michael Chernus as "Dylan," and Heather Lind as "Mamie-Claire" in MISTRESS AMERICA. Photo courtesy of Fox Searchlight Pictures © 2015 Twentieth Century Fox Film Corporation All Rights Reserved

(I-D) Cindy Cheung como “Karen,” Dean Wareham como “Harold,” Matthew Shear como “Tony,” Greta Gerwig como “Brooke,” Michael Chernus como “Dylan,” y Heather Lind como “Mamie-Claire” en MISTRESS AMERICA.

‘Mistress America’ no es una comedia al uso. Es una película con personalidad, el guion deja muestras de frases muy ingeniosas y la interpretación de Lola Kirke nos confirma que estamos ante el despegue de una de las mejores actrices de la industria cinematográfica de aquí a unos pocos años. Sin embargo, toda la carga de frescura que lleva consigo al inicio de la cinta y su retrato de la vida misma que tanto te mete en la historia, se diluye en la segunda mitad  con un giro de lo real hacia lo absurdo que da pie a unas secuencias en las cuales los diálogos dejan de tener conexión, brillando entre tanta niebla argumental la explosión emocional de Brooke, bajando la guardia de su apariencia y mostrándose derrotada y abatida. Además, el intento de emular en una casa de Connecticut al camarote de los Hermanos Marx, con tanto actor secundario sin aportar nada a la trama , es claramente fallido, y no sabemos a que c… atenernos. Si a eso le sumamos una escena final floja, pues se agradece la corta duración de la historia, para así tener más reciente su buen comienzo.

Quizá no te haya desviado del camino que lleva a la sala donde proyectan ‘8 apellidos catalanes’, pero si has tenido buenas experiencias con el cine independiente norteamericano y tienes ganas de ver algo diferente, ‘Mistress America’ es un título el cual puede llegar a resultar imprescindible si logra conectar con tu cinéfilo interior.

Postdata: si tienes la oportunidad de verla en versión original, mejor.

Entradas relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.