‘8 apellidos catalanes’, crítica

23 Nov, 2015

l

Este viernes por fin se estrenaba la esperadísima segunda parte de ‘8 apellidos vascos’, esa comedia que sorprendió a toda España con una histórica recaudación en taquilla que ni los más reputados críticos pudieron prever.

ocho-apellidos-catalanes-4_xoptimizadaxLa expectación generada por ‘8 apellidos catalanes’ ha llenado centenares de salas este fin de semana por un público agradecido en busca de una nueva sesión de carcajadas de manos de Emilio Martínez-Lázaro. ¿Lo ha conseguido el director madrileño?

En ‘8 apellidos catalanes’ volvemos a encontrar los ingredientes que funcionaron en la primera película: mismos actores, una alocada y complicada historia de amor y muchos tópicos bien conocidos por el público español. Sin embargo, el resultado no es el mismo. Para un servidor, el primer problema de esta segunda parte es que ha perdido toda capacidad de sorpresa respecto a la primera película. Todo se parece mucho, pero nos hace menos gracia.

La trama arranca cuando Koldo (Karra Elejalde) vuelve a tierra tras meses de pesca y se entera de que su hija Amaia (Clara Lago) ha roto con Rafa (Dani Rovira), y se va a casar con un catalán (Berto Romero). Koldo y Rafa se encontrarán e irán juntos a la boda para intentar que Amaia vuelva con el andaluz. De este modo, la acción se desplaza a una Cataluña en plena crisis independentista que volverá a ser foco de tópicos durante todo el metraje.

Llega-secuela-apellidos-vascos_MDSIMA20150924_2849_1¿Qué decir de una película que ya ha visto casi todo el mundo? Pues se puede decir que no es tan buena como la primera, se puede decir que a mucha gente le ha defraudado, que el guión no es tan solvente, o que los actores han perdido gracia. Y seguramente todo sea cierto, pero lejos de criticar esta película en base a su antecesora, creo que como producto independiente (que bien viene esta palabra para el caso) ‘8 apellidos catalanes’ es una comedia que funciona muy bien en pantalla, mucho mejor que la mayoría de películas españolas del mismo corte.

Las comparaciones son odiosas, y aunque queramos evitarlas, en este caso también son necesarias. Así, en ‘8 apellidos catalanes’ perdemos la frescura de la anterior y encontramos un guión con multitud de gags, pero con escenas que ralentizan el ritmo de la película, llegando incluso a hacerla un poquito lenta. En esta ocasión tampoco faltarán las risas, que como siempre estarán muy ligadas a los personajes.

Y hablando de personajes encontramos nuevas caras interpretadas por Berto Romero, Belén Cuesta o Rosa María Sardá, tres actores que cumplen en sus personajes sin aportar nada extraordinario a la cinta. Los Dani Rovira, Karra Errejalde y Carmen Machi vuelven a ser quienes levantan la película por momentos, mientras que Clara Lago parece no encontrarse cómoda fuera de Argoitia y ofrece la peor interpretación de todo el film.

Conclusión. ¿Debes ir a ver ‘8 apellidos catalanes’? Si disfrutaste de la primera seguro que encuentras atractivo en esta, pero eso si, no vayas pensando en algo sorprendente o grandioso porque no vas a encontrarlo. Si no has visto la primera, o si no te gustó, seguro que puedes prescindir de esta.

Entradas relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.