‘Kung Fu Panda 3’, crítica

3 Mar, 2016

l

‘No hay dos sin tres’ o ‘a la tercera va la vencida’. ¿Pueden estas dos frases resumir el último capítulo de la saga ‘Kung Fu Panda’? Es cierto que tras dos exitosas películas pocas son las productoras capaces de resistirse a seguir embolsando dinero con una tercera entrega, pero también es cierto que todo lo bueno se acaba y puede que Dreamworks haya conseguido a la tercera cargarse el encanto de las aventuras de Po y compañía.

Kung-Fu-Panda-3-01No hace falta ponerse drásticos, ‘Kung Fu Panda 3’ no es más que la continuación de lo que ya vimos en sus dos predecesoras, pero con la desventaja de que los guionistas no han sabido aportar grandes novedades a la historia. En esta ocasión nuestro protagonista, el Panda Po, encontrará a su padre biológico y se embarcará en una nueva aventura donde deberá superarse a si mismo para vencer al mal.

Sin lugar a dudas lo mejor de la película es su impecable aspecto visual. Todo ha sido excepcionalmente cuidado para ofrecer una imagen en pantalla espectacular gracias a los escenarios y personajes que aparecen durante todo el metraje. Sin embargo, la película solo es capaz de entrar por los ojos y, exceptuando algunas bromas más conseguidas (como por ejemplo la lucha por la “paternidad de Po), ofrece un argumento perezoso y carente de inspiración.

‘Kung Fu Panda 3’ trata de seguir la senda de las dos primeras películas, pero se pierde por el camino con una monótona evolución del protagonista, un guion con altibajos, y un desenlace sobrenatural que desentona con el resto de la saga. Es una película que puede funcionar bien con el público infantil, pero que carece de la madurez necesaria para agradar a un público más adulto.

Entradas relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.