‘En el corazón del mar’, crítica

7 Dic, 2015

l

Del ganador del Oscar por ‘Una mente maravillosa’ llega a nuestros cines ‘En el corazón del mar’, una película basada en la historia real del Ballenero Essex; un barco estadounidense conocido por ser atacado y hundido por un cachalote en el océano Pacífico en 1820. Esta historia, que inspiró el mito de Moby Dick, aterriza en la gran pantalla con Chris Hemsworth (‘Tor’) y unos efectos especiales de cine como principales reclamos para el espectador.

Chris-Hemsworth-En-el-Corazon-del-Mar-Empeliculados.co_

Chris Hemsworth ‘En el corazón del mar’

La historia comienza cuando un joven escritor en busca de material para su nueva novela visita al último superviviente del Essex a fin de entrevistarle y así sacarle toda la información sobre lo sucedido durante el naufragio del mítico ballenero. Al más puro estilo ‘Titanic’, este superviviente (interpretado por Brendan Gleeson) narrará a través de un inmenso flashback la historia que nos concierne.

A partir de este momento la acción comenzará a rodar envuelta en una constante marea de efectos visuales muy cuidados en la post-preoducción con Chris Hemsworth, Benjamin Walke y Tom Holland como protagonistas.  Hemsworth y Walke serán el ego del ballenero, el primero un experimentado marinero de clase baja, y el segundo un capitán novel de buena familia enchufado en el puesto por su condición. Tom Holland interpreta al niño que acabará convirtiéndose en el último superviviente del naufragio.

Los tres protagonistas tendrán que convivir y sobrevivir con el resto de la tripulación durante la caza de ballenas y el posterior naufragio. Todos ellos experimentarán un cambio físico espectacular para dar más realismo a los momentos en que la escasez de agua y comida los empuja hacia una muerte prematura. Este cambio, sin embargo, no se ve tan reflejado en unas actuaciones correctas, pero en ningún caso dignas de reconocimiento.

La película mezcla dos elementos que funcionan de manera dispar. Por un lado las escenas de acción, que aunque a veces sobrepasan mi credibilidad, son sin lugar a dudas lo mejor de esta cinta; y por otro lado la obsesión de Ron Howard por conectar sentimentalmente con el espectador, para lo que llena la trama de pequeños dramas que no acaban de conmover.

‘En el corazón del mar’ bien podría llamarse ‘En el mar’, porque corazón es precisamente de lo que carece la película. Su director fracasa estrepitosamente en este sentido pese a los intentos del guion, por lo que al final el film se convierte en un mero entretenimiento digno de olvidar con el paso del tiempo.

Entradas relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.