‘El desafío’, crítica.

El 16 de diciembre, Pablo Motos presentó en ‘El Hormiguero’ a un tal Philippe Petit. Antes de su presencia en el plató destacó que había sido el único hombre que ha cruzado las Torres Gemelas a través de una cuerda floja, hecho acaecido durante el amanecer del 7 agosto de 1974. “Carajo, ¿en serio? Pensé. Nunca había oído sobre tal hazaña”. Fueron apenas cinco minutos los que estuvo, pero suficientes para querer conocer aún más sobre su historia. El Grillo Amarillo tuvo la oportunidad de conocerlo en persona durante la impresionante Premiere desde las alturas celebrada en Madrid, y yo no podía quedarme con las ganas de saber más sobre este interesante personaje…

El-desafio-The-Walk-perliculaEn la fecha ya señalada, un joven francés de apellido pequeño pero dispuesto a todo por cumplir un gran sueño, caminó durante cerca de 45 minutos por un cable de acero de 200 kilos la distancia que separaba a ambas torres, hoy ya desaparecidas. Ésta era de unos 43 metros, nada comparado con el vacío de 412 metros que le aguardaba si algo salía mal… Pero, ¿por qué ese deseo tan intenso de arriesgar su vida ante tan loca aventura? Encima de la Estatua de la Libertad, como por arte de cine, el protagonista nos contará como un niño francés se enamoró del equilibrismo; creció; perfeccionó su técnica; desarrolló un espíritu bohemio que le impulsaba a realizar de forma anárquica todo reto que se propusiera; su primer encuentro con las Torres Gemelas en la foto de un periódico; y, finalmente, cómo ejecutó “el crimen artístico del siglo”.

‘El desafío’, dirigida por Robert Zemeckis (Regreso al futuro, Forrest Gump, Náufrago,…), se estrenó este pasado viernes 25 de diciembre (fun, fun, fun), fecha en la cual el verdadero desafío era no sucumbir a ver la nueva de Mario Casas… De sobra es conocido que este director, guionista y productor es uno de los grandes estandartes del cine en la actualidad y, aunque esta no sea su mejor película, como así lo ha constatado su fracaso en la taquilla norteamericana,  no deja de ser una cinta notable en su filmografía, sobre todo en lo que a ejecución técnica se refiere, que es de sobresaliente.

Philippe Petit (Joseph Gordon-Levitt) goes over the plan with his accomplices. L - R: Jean-Louis (Clément Sibony), Albert (Ben Schwartz), David (Benedict Samuel), Jeff / Jean-François (César Domboy), Jean-Pierre / Salesman (James Badge Dale) in TriStar Pictures' THE WALK.

Philippe Petit (Joseph Gordon-Levitt) durante una secuencia de ‘El desafío’

Dándome permiso para volver a lo contado en el primer párrafo, la personalidad de Philippe Petit me llamó muchísimo la atención. Era un hombre muy inquieto, con un espíritu que derrocha energía incluso con cada palabra que pronuncia. Sobrepasó la pantalla. Pues bien, la interpretación de Joseph Gordon-Levitt logra también traspasarla. Su actuación es soberbia. Transmite durante casi dos horas  esa pasión que viste al francés aún a día de hoy. Acompañado de un reparto encabezado principalmente por Ben Kingsley, quien interpreta a Papá Rudy, su mentor, Gordon-Levitt lleva todo el peso de la película, quedando patente la intención de colocar el foco principal sobre su interpretado, de hacer un viaje por su personalidad complementada, a su vez, con la genialidad de su obra.

‘The Walk’, su título en inglés, trata de llevar un hecho verídico al cine, uno de los retos más difíciles para un director, y en este caso, Robert Zemeckis, se queda a mitad de camino en la cuerda floja por la que discurre tal intención. Si bien el recurso utilizado para narrar la historia ha sido criticado, yo creo que forma parte de la figura de Petit: él es el artista y como tal debe de presentar al público su obra. Sin embargo, si en algo falla esta película es en la relación entre el personaje de Joseph Gordon-Levitt con el resto de secundarios y la interacción entre éstos últimos. Están abordadas muy por encima, y por ello la cinta carece de ese cariz emocional lo cual, a mi parecer, habría aportado una importante dosis cualitativa a la trama. Por otra parte, tanto la ejecución técnica como la fotografía del film merecen un destacado reconocimiento, ya que consiguen mantener al espectador en equilibrio, logrando así llegar a los créditos finales sin caer al vacío e impactar contra el tedio.

En resumen, no es una película imprescindible ni hablarás de ella durante días, pero te hará pasar dos horas bastante entretenidas. Por si acaso, no mires abajo…

Entradas relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.