Viva la Vida, viva Frida Kahlo

  • Pintar la realidad que muchas veces tuvo que imaginar desde el lienzo postrada en su cama.

  • Una enfermedad que nunca le impediría ser ella misma y luchar por su arte.

La historia se olvidó de grandes mujeres como Lizzie Siddal (poeta y escritora), Emmy Noether (madre de las matemáticas), Susan Kare (diseñadora gráfica y pionera de pixel art), Freya Stark (exploradora y escritora), entre otras muchas. Pioneras en su época en un mundo de hombres. Luchadoras insaciables por poder hacer en ese momento lo que se consideraba del rol masculino como algo propio de ellas. Sin etiquetas ni ataduras de género.  Hoy en El Grillo Amarillo, tenemos la oportunidad de conocer a un icono, moda desde hace unos años, nuestra querida Frida Kahlo en el documental Viva la vida.

Desde el 4 de febrero hasta el 2 de julio, diferentes cines siguen un programa cultural creando un proyecto que permite a los espectadores una cita semanal con el arte. Una forma perfecta de disfrutar del arte junto al cine, dos medios diferentes y a la vez tan similares. En estos meses, podrán deleitarse de grandes documentales de artistas como Bernini, Boticelli, Monet, Caravaggio, Picasso o Leonardo Da Vinci. En concreto, nosotros acudimos, en primicia, al documental de Viva la vida que se estrenará el día 10 marzo en Cines Verdi Madrid y el día 12 de marzo en CD Goya, CD Santa Engracia y Alberto aguilera. Toda la información sobre cartelera, horarios y precios, pueden consultarla aquí: www.cines-verdi.com o www.cinescondeduque.com.

Volviendo a nuestra protagonista, Frida Kahlo, veremos cómo es descrita en el documental tanto por sus familiares, como por pintores, analistas, conservadores de arte, etc. Descubriendo a dos personas en un mismo cuerpo. Por un lado, la mujer libre, segura y feliz, que no se limita por nada, ama la naturaleza y es salvaje. Y por otro, las debilidades, el miedo y la tristeza, la agonía de la pérdida y la dependencia del cuerpo como un lastre vital. Dos personalidades tan diferentes que no pueden vivir la una sin la otra y que ayudaran a que ambas partes se mantengan vivas.

Hacemos un recorrido por los momentos fundamentales de la vida de Frida. Desde los partos frustrados en abortos y que darían lugar a sus mayores obras como “Hospital Henry Ford”. También, entenderemos el amor, locura y dependencia de nuestra gran pintora por Diego Rivera, que refleja en algunos cuadros como el auto retrato como una Tehuana, el cuadro de “Diego y Frida” o, incluso, en “Unos cuantos piquetitos”. Siendo este cuadro, el que pintaría la artista tras su ruptura con Diego Rivera, muralista y pintor. Aunque ambos en la relación se fueron infieles numerosas veces, el pintor, incluso, sobrepasó la barrera manteniendo relaciones con Cristina Kahlo, hermana de Frida.

El arte de Frida está marcado por una fuerte dualidad, el amor y el dolor. Pero, también, por el carácter de la artista, por las ganas de vitalidad, de criticar la sociedad, de mostrar lo que sentía en cada momento… Como vemos en varios cuadros realizados en Estados Unidos, en los cuales critica la sociedad capitalista y pone en punto de mira la añoranza al pasado. Teniendo un fuerte poder las costumbres, en concreto, la tradición indígena, con un carácter fuerte en sus pinturas. Siendo el dolor sinónimo de arte. Colores, escenas de su vida, sentimientos que inundarían los lienzos de su creatividad e imaginación. Un reflejo constante de la vida y la muerte en sus cuadros.

Los grandes artistas masculinos usaban a las mujeres como musas, Frida, en cambio, supo reinventarse. ¿Qué mejor musa que ella misma?, un ideal de liberación y de crítica inspirado en movimientos artísticos como el surrealismo. «No sabía que era surrealista hasta que llegó André Breton a México y me lo dijo», una frase célebre de la artista. Porque Frida no pinta sus sueños, ella pinta su realidad, lo que ella observa de la sociedad, lo que la rodea. En este documental, a través de su arte conoceremos a una nueva Frida. Cada detalle de su existencia que la hizo ser como era, y crearse a sí misma como icono, inspirada en el nacionalismo y las revoluciones mexicanas, en la cultura indígena, en Tehuantepec es una ciudad del sureste de México, en el estado de Oaxaca, etc. Todo esto, junto a las infidelidades, los abortos, sus viajes, su familia y su enfermedad constante forjarían el carácter y la personalidad de la artista que hasta hoy conocemos.

Aunque muchos sostengan que no se podía concebir a Frida como feminista, por su dependencia emocional a Diego, yo creo que, tras analizar su historia, sería erróneo no creerlo. Una mujer que se reinventó así misma, que sí, se enamoró, pero supo resurgir, buscar su independencia, saber lo que quería y lo que no. Fiel a si misma y sus ideales, luchadora por el pueblo que no le temblaría el pulso en decir las verdades. Única e icono mundial, moda del hoy, que nos ayuda a conocer no solo la época y los retos que las mujeres han tenido que superar. Si no, que también, las pequeñas cosas, por pequeñas que parezcan nos hacen grandes. Que de todo se aprende y que siempre se está a tiempo para internarlo otra vez. En definitiva, este documental, les emocionará, cautivara, y harán, espero como yo, amar un poco más a esta peculiar mujer revolucionaria ahora y siempre. Gracias Frida.

“Cada tic-tac es un segundo de la vida que pasa, huye, y no se repite. Y hay en ella tanta intensidad, tanto interés, que el problema es sólo saberla vivir. Que cada uno resuelva como pueda.“- Frida Kahlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.