‘Sufragistas’, crítica

24 Dic, 2015

l

Ahora que estamos en período de elecciones cabe recordar que hubo un tiempo en que solo los hombres podían ejercer el derecho a voto. Esta situación, que parece lejana y olvidada, en realidad no es tan lejana (en Suiza se concedió este derecho a las mujeres en 1971) y tampoco podemos olvidarla. De ello se encarga ‘Sufragistas’, la nueva película de Sarah Gavron que ya podéis encontrar en vuestra cartelera.

Sufragistas-138575244-largeLas conocidas como sufragistas, fueron las mujeres que lideraron el movimiento internacional por el sufragio femenino. A mediados del siglo XIX, los ciudadanos hombres de muchos países ya habían adquirido el derecho a sufragar; sin embargo, las mujeres continuaban excluidas de la toma de decisiones y comenzaron a organizarse para reclamar ante sus gobiernos el derecho que les era negado.  A comienzos del siglo XX, la británica Emmeline Pankhurst, creó el movimiento femenino conocido como las «suffragettes» (Unión Social y Política de las Mujeres), que tenía como objetivos lograr la aprobación del voto femenino y mejorar las condiciones de vida de las mujeres en Gran Bretaña.

Tras esta breve, pero esencial lección histórica, nos trasladamos a la película, que como ya supondréis narra la historia de este grupo de heroínas. En ‘Sufragistas’ conoceremos la historia de Maud Watts (Carey Mulligan), un personaje de ficción inspirado en esas mujeres de clase baja que pelearon por sus derechos por encima de todo. Maud es una joven explotada en una fábrica de costura que trata de sacar adelante a su familia (marido e hijo) sin más objetivo en la vida que el de sobrevivir. Su momento llegará cuando una sufragista y compañera del trabajo (Anne-Marie Duff) se cruce en su camino. Poco a poco Maud se irá implicando en este movimiento hasta ser una figura clave en esta lucha.

A estas dos actrices, hay que sumarle otras dos caras muy representativas: Helena Bonham Carter y Meryl Streep. La primera porque es descendiente de uno de esos hombres que se oponían al voto de la mujer, y la segunda porque lleva años en Hollywood defendiendo la igualdad entre hombres y mujeres en el mundo del cine. Brendan Gleeson, como fiscal que lucha para mitigar el movimiento sufragista, y Ben Whishaw, como un marido incapaz de anteponer su amor a la presión social, completan un gran reparto al que podría haberse sacado mucho más partido.

Aún así, ‘Sufragistas’ defoto-sufragistas-pelicula-2015-03-750x400muestra ser una película más que solvente con una dirección y un guión donde las mujeres son protagonistas. Al comienzo, sin embargo, el film muestra ciertas carencias que se van solventando según transcurren los minutos, por lo que podríamos dividirlo en dos partes bien diferenciadas: por un lado nos introducen la vida del personaje de Maud, que aunque ciertamente sufre, en un principio cuesta conectar emocionalmente con él (recursos tan obvios como insinuar que de niña la violaban o utilizar a su hijo como gancho emocional apenas consiguen conmover al espectador). Afortunadamente, la segunda parte de la película saca lo mejor de Carey Mulligan aumentando la tensión cuando la trama se vuelve más cruel y la represión se endurece contra unas mujeres que jamás se darán por vencidas.

Sarah Gavron consigue revolver al público en su butaca, así como atraer to2089902da su atención en la resolución del conflicto. Sin embargo, a mi juicio, la película podría haber tenido más «jugo» de haberla centrado en un personaje más importante de este movimiento, o al menos, de haber planteado de otra manera a la protagonista, y es que da la sensación de que el resto de
sufragistas lleva una vida mucho más interesante que la de la propia Maud.

La fotografía (a cargo del español Eduard Grau), la peluquería y el vestuario ambientan de manera impecable las primeras décadas del siglo XX junto a la música del gran Alexander Desplat, que esta vez ofrece una banda sonora más funcional que memorable. Todos estos ingredientes, sumados a una historia épica bien contada, son motivos más que suficientes para acercarse al cine y para seguir las posibilidades de la película de cara a los Oscar.

Entradas relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.