‘Sicario’, crítica

Sin olvidarnos todavía de la trepidante ‘Prisoners’ (2013), Denis Villeneuve llega a los cines españoles con el estreno de ‘Sicario’. Así pues, un espectador llamado igual que este crítico, pero igual igual, acudió a su cita semanal con el séptimo arte y eligió ver esta película. Aunque, si llega a saber lo que estaba ocurriendo en en el país vecino durante las dos horas en las que estaba aislado del mundo, quizás hubiera elegido algún otro título con más tintes ficticios, más que nada para no empacharse de realidad.

Sicario-449486068-largePorque, ‘Sicario’aunque trate un tema más que masticado por los medios de comunicación, y no ser el primer film que nos revela la batalla entre las autoridades norteamericanas y los cárteles mexicanos, es un ejercicio de reflexión, con muchas preguntas y pocas respuestas, como todo buen tema que preocupa al ciudadano de a pie. Destaca de manera sobresaliente por la gran carga de veracidad que arroja sobre la pantalla, acompañada de una serie de detalles marca de la casa que son la máxima expresión del buen gusto cinematográfico. No vayan predispuestos a ver una cinta con balas hasta en los créditos finales, ni frases “ingeniosas” características de las películas de acción, ni un desfile de chicas despampanantes dando el toque “hot” que faltaba según los varones y sobraba según las féminas. Esta película trata de forma cruda y sin valores éticos que valgan, una guerra indefinida entre dos países separados por una muy fina línea fronteriza.

Villeneuve, con ese talento que tiene para llevar a cabo películas de este calibre, ya nos advierte en los primeros diez minutos de que no se anda con bromas. Lanza un aviso a navegantes: esto es lo que hay y nada más que lo que hay. Vamos descubriendo a través de una historia bien ensamblada qué hay detrás de este enfrentamiento entre buenos y malos, aunque aquí dudemos de quién es quién, y también nos plantea el dilema sobre si hacer lo correcto no es siempre lo adecuado o si lo adecuado es no obrar bien. Ya avisé que plantea demasiados interrogantes… Todo ello complementado con una dirección de fotografía increíble, con unos planos que retratan el espacio  árido y violento donde se mueven los protagonistas, así como de una banda sonora que ahoga, que tensa hasta el músculo más ínfimo.Sin olvidarnos de aquel gran marginado, el guión: cumple con creces.

Para ello, el director canadiense reúne a un trío actoral de gala: Emily Blunt, Josh Brolin y Benicio del Toro. Quizás decir que sus actuaciones huelen a Óscar sea un pelín exagerado, pero reconocer que son brillantes es de sabios. La primera realiza una interpretación de libro. Su declive, tanto emocional como físico, se deja ver a medida que sus convicciones morales naufragan en una guerra en la que no tiene cabida ninguna clase de norma: aquí vale todo. Si hacemos una comparación entre las primeras secuencias y la última, pasamos de una agente del FBI totalmente decidida en su nueva misión a una mujer destrozada por la muerte de sus creencias; los dos sicario-2015-imagen-3protagonistas masculinos conforman el faro oscuro que alumbra y guía a nuestra protagonista a través de unos procedimientos nada legales en los que ella, sin saberlo en un primer momento, será también cómplice. Sus actuaciones son también sobresalientes, pero apenas se desmarcan de otros papeles anteriores, destacando Benicio del Toro, quien se mueve como pez en el agua dentro de este género.

Como todo crítico “tocapelículas”, voy a lanzar un pero al aire. Una vez llegados a los últimos minutos de la historia, en la que la venganza personal de uno de los protagonistas toma total relevancia, se desmorona la primera parte de la película. Ésta destaca por la crudeza con la que aborda este asunto tan serio, siempre digna de agradecer, y uno se queda con la sensación de que se le podía haber sacado más jugo aún. No obstante, si el miércoles no tienes planes, ‘Sicario’ es una excusa perfecta para ir al cine. Entrada, roscas, refresco, bolsillo vacío y a disfrutar.

Entradas relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.