‘Marte’ (The Martian), crítica

Entre los estrenos cinematográficos que han tenido lugar este fin de semana que ya hemos dejado atrás cabe destacar la nueva película de Ridley Scott, ‘Marte’ (The Martian). Basada en la novela de Andy Weir del mismo nombre y autopublicada en 2011, el aclamado director demuestra en esta cinta que se siente como 081921pez en el agua en el género de la Ciencia-Ficción. Tras unos desafortunados estrenos previos a su nueva producción,  Scott regresa por la puerta grande trasladándonos a las áridas tierras del Planeta Rojo, conformando junto con la Tierra y el espacio un entretenido triángulo planetario que logra mantener al espectador sentado en su butaca durante las cerca de dos horas y media de metraje.

Los primeros 15-20 minutos de la película marcarán el curso de su desarrollo posterior. La misión tripulada del Ares III se encuentra sobre la superficie rojiza, plasmando así como podría ser una intervención sobre el terreno en un futuro no muy lejano. Durante su estancia tiene lugar una tormenta de grandes dimensiones y el astronauta Mark Watney (Matt Damon) es alcanzado por un objeto contundente que lo desplaza, quedando fuera de la visión de sus compañeros. Éstos, tras deliberar sobre su imposible supervivencia y ante la alarmante situación en la que se encuentran, deciden abandonar Marte. Sin embargo, nuestro protagonista logra desafiar a lo inevitable y comienza así su particular lucha por sobrevivir en un territorio hostil carente de recurso alguno y, sobre todo, a la soledad. Millones de kilómetros separan a Marte de la Tierra, y Mark sacará de la chistera varios recursos científicos que le ayudarán a alargar su estancia, no excepta de contratiempos, por supuesto. Pero, será el humor y la fortaleza personal, carente de derrotismo, sus principales armas. Matt Damon borda, sin grandes alardes, el papel de “náufrago” espacial, logrando sacar algunas carcajadas y a la vez mantener en tensión al espectador evitando el cíclico tedio al que podrían haber desembocado la sucesión de secuencias ante dichas circunstancias.

En la Tierra, mientras tanto, la principal protagonista es la NASA. Tras descubrir que uno de sus astronautas sigue con vida, se inicia una carrera a contrarreloj para traerlo de vuelta a casa, disputándose entre sí la victoria por el tiempo restante los días Sol de Marte y los días ordinarios de nuestro planeta. Martian Trailer 3Contemplamos aquí un posible protocolo que se pudiera llevar a cabo si algún día ocurriera algo parecido. Sin embargo, a pesar de lo complejo de la situación, ésta apenas es tratada con tensión, y quizás este matiz dramático se echa en falta. Tras semanas de decisiones tomadas sin que tiemble el pulso, perjudicando en gran medida a las horas de sueño de los ingenieros de la organización aeroespacial, las soluciones llegan tras chispazos de inspiración de su plantilla, ahorrando al espectador el difícil trago de hacerlo pasar por una serie de resoluciones físicas y matemáticas en las cuales aprovecharían para ir al baño. No lo fatiguemos… Nuestro tercer protagonista en discordia es el espacio, y éste será el protagonista principal y resolutivo de los minutos finales de la película. No es cuestión de ofrecer ninguna pista al lector, pero sí que nos permitiremos el lujo de contarle que alterará su posición respecto a su asiento un par de veces.


‘Marte’, en opinión de un servidor, vence, pero no convence.
La producción de Ridley Scott es magnífica, la fotografía es espectacular y el elenco de actores secundarios que conforman el film difícilmente podría ser mejor, con actores de la talla de Jessica Chastain, Kate Mara, Jeff Daniels, entre otros. La película reúne todos los ingredientes de la industria cinematográfica para marcar una época y entrar a formar parte de films legendarios. Sin embargo, faltamaxresdefault uno de los elementos más importantes para ello: alma. Scott consigue llegar a todos los espectadores con un desarrollo bastante ameno para el tema a tratar. La supervivencia de Watney es tratada de una forma cómica y con una banda sonora que rompe los moldes de las películas de este género, que suelen ir acompañadas de piezas musicales que resaltan más los sentimientos. Quizás esta fue su intención, hacer de una situación en principio desagradable y acompañada de grandes dificultades un canto a la esperanza y a la manera de sobrellevar los problemas, por muy grandes que sean, haciéndonos partícipes de tal optimismo. Pero,  la capacidad de innovar y de trascender en sus películas como ya consiguiera con producciones tales como ‘Blade Runner’ y ‘Alien: el octavo pasajero’ pasan de largo en esta ocasión, y uno vuelve a la casa con la sensación de haber sido entretenido, pero nada más.

Entradas relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.