Prepara la maleta, viajamos a Lanzarote

  • Turismo acuático, fácil y barato.

  • Reserva de la Biosfera, un paisaje único que te conquistará desde el primer momento.

En esta revista nos encanta viajar y que conozcas lugares impresionantes, y, como no presentarte los mejores planes. Hoy te hablaremos sobre Lanzarote, una isla que pertenece al archipiélago canario. Con un clima y entorno muy diferente a las otras islas. Cada una tiene su encanto y hoy descubrirás con nosotros Lanzarote.

Esta isla ha sido declarada Reserva de la Biosfera en su totalidad desde 1993.  La cuarta en extensión y conocida como la isla de los volcanes debido a su superficie, ya que está cubierta por un manto volcánico que abarca gran parte de su paisaje. En cuanto al clima, como las demás islas, es subtropical, entre los 17ºC y 24 ºC.

¿Por qué deberías visitarla?

1.- Sus playas: En canarias el buen tiempo está prácticamente durante todo el año, ir a la playa es un imprescindible del verano, pero podrías ir también en semana santa tranquilamente. Entre sus mejores playas se encuentran: Papagayo (Playa Blanca), Playa las Conchas (La Graciosa), Famara (Caleta de Famara), los Charcones (Playa Blanca) …

2.- Los volcanes: Con más de 100 volcanes, no podrás dejar de visitar el Parque Nacional Timanfaya, único parque nacional de la Red Española de Parques Nacionales. Al entrar al parque, los precios varían entre si eres residente canario, de la isla o de fuera, te llevan al centro de visitantes, dónde podrás comer, comprar souvenir o sacar fotos. Además, con la entrada se incluye una visita guiada en guagua con la que podrás sumergirte en las diferentes rugosidades dejadas por la lava que harán de tu viaje una experiencia única.

3.- La comida: Como no, las papas arrugadas con mojo es un imprescindible en cualquiera de las islas, pero la gastronomía canaria va más allá de este plato típico. En Lanzarote el vino y queso de cabra es una maravilla. Y qué mejor que ir a una de sus inmensas playas, disfrutar de una bonita puesta de sol, terraza con una cerveza y un maravilloso pescado fresco.

4.- Sumérgete en el océano Atlántico: ¿Quieres hacer un plan diferente?, pues a que esperar a coger tus gafas y descubrir este mundo sumergido. Una actividad económica, sencilla (basta con saber nadar), llena de colorido. Más de 50 inmersiones destacadas, así que tendrás que volver para que te dé tiempo de verlas todas. Pero si prefieres hacerlo con especialistas no te preocupes, Lanzarote cuenta con diferentes centros de submarinismo y diferentes precios.

5.- Mercadillos: Para conocer un poco mejor la isla, su artesanía, comida, etc. necesitarás ir a los diferentes mercadillos que se organizan. En concreto, puedes ir al Mercadillo de arrecife (sábados de 09:00 hasta las 14:00), Mercadillo de Teguise (domingos desde las 9:00 hasta las 14:00), Mercado Tradicional del Puerto del Carmen (viernes desde las 16:00 hasta las 22:00), Mercado Agrícola y Artesanal de Tinajo (9:00 hasta las 14:00).http://holalanzarote.com/mercadillos-en-lanzarote

6.- Cuevas: Hablando de volcanes, que mejor que ver sus túneles. La Cueva de los Verdes es una visita obligatoria. Una muestra del patrimonio cultural y natural de la isla.  Sin lugar a dudas es un lugar mitológico, lleno de leyendas… Incluso, históricamente fue utilizada por la población para poder esconderse los piratas procedentes del norte de África durante los siglos XVI y XVII.

7.- Los Jameos del Agua: César Manrique supo darle a este tubo volcánico un lugar único e inolvidable. Un lugar sacado de otro mundo, con una variedad única y endémica de la isla, los cangrejos ciegos que se encuentran en las piscinas de aguas turquesa y, el túnel de la Atlántida. Armonía entre arte y naturaleza. La magia de poder cenar allí o perderte en el azul profundo de los jameos.

8.- Sus viñedos: Ya te habíamos hablado de sus vinos, pero a que segudo que no sabes cómo los hacen en esta peculiar isla. Teniendo en cuenta el tipo de clima y paisaje de la isla los isleños buscaron una ingeniosa solución para explotar este tipo de cultivos. Pues gracias a la lapilla (piedra volcánica) que conserva el agua y unos surcos (para evitar el viento) se  cultivan las uvas. Son agujeros de dos metros de profundidad que permiten al cultivo crecer y extenderse.

Y esto no es ni la mitad ni lo mejor que ver en esta hermosa isla, pero no queremos contarte más, nos encantaría que los vieran con sus propios ojos. Déjate enamorar por el encanto canario, que te conquiste su gente, sus paisajes y su calor familiar. “Mira mi niño visítanos cuando quieras”, te prometemos que será una experiencia maravillosa.

Lanzarote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.