Última parada… Aix en Provence

La última parada de este maravilloso viaje al que me habéis acompañado es Aix en Provence. Aix es una ciudad de grandes monumentos y de pequeños detalles, una ciudad de colores ocres y flores en los balcones, que emana luz y cultura en cada uno de sus rincones. Es una ciudad joven, con tres universidades que explican el ambiente y el ajetreo del centro de la ciudad. Aix en Provence es definitivamente una visita imprescindible si tenéis la oportunidad de visitar el sur de Francia, y estos son los motivos:

  1. EL ATELIER DE CÉZANNE

Paul Cezanne, uno de los pintores más representativos del arte moderno, nació y vivió casi toda su vida en Aix. La ciudad está repleta de huellas que lo recuerdan, y quizás la más llamativa es su Atelier. Se ha preservado tal cual lo dejó el pintor en el momento de su muerte. Caballetes, pinceles, objetos que le inspiraron… Y todo ello ambientado en un entorno idílico con un jardín encantador. Adentrarte en la intimidad del pintor y conocer el lugar donde se dice que nació el cubismo es una parada más que obligatorio en tu visita a Aix.

 

  1. CATEDRAL DE SAINT-SAUVEUR

Construida sobre el templo de Apolo entre el siglo V y XVI, esta catedral de una variedad arquitectónica llamativa, cuenta con un falso órgano pintado enfrente del real para crear una armonía digna de admirar. La luz que entra desde las ventanas del clerestorio es sencillamente mágica. Aix es una ciudad con un pasado romano importantísimo, y ésta catedral es uno de sus mejores legados. Si tienes la oportunidad, visítala.

 

 

 

  1.  EL MERCADO DE LA PLACE RICHELME

Un paseo matutino por este mítico mercado que conserva el encanto de los mercadillos de antaño es imprescindible. Cada mañana la Place Richelme se llena de variopintos olores y colores gracias a sus puestecitos de fruta, verdura, carne… En este lugar encontrarás la esencia de la Provenza con un ambiente y una luz digna de disfrutar. Cómprate algún caprichito y siéntate en un banco a observar el rutinario ajetreo de esta ciudad.

  1. PAVILLON DE VENDOME

Este grandioso edificio fue construido en 1965 con el objetivo de servir de retiro para el duque de Vendome, Louis de Mercoeur y su amante. Su fachada ornamentada está inspirada en la belleza de la amante del duque, La Belle du Canet. Encontrarás en sus jardines (gratuitos, por cierto) un oasis de paz en medio de la ciudad. Es un lugar ideal para hacer un picnic sí tienes la suerte de ir en época de calor y sol.

 

  1. COURS MIRABEU

Sus 440 metros de longitud convierten a esta calle en la más famosa de la ciudad provenzal. Absolutamente repleta de árboles, fuentes, cafés y restaurantes franqueados por majestuosos edificios hacen que este boulevar sea la combinación perfecta entre armonía y elegancia. Al nivel de los Campos Eliseos, es definitivamente otra parada imperdible en tu visita a Aix.

  1. HOTEL DE CAMUMONT

La última parada en mi lista de recomendaciones es el Hotel de Caumont. Situado a menos de 5 minutos de Cours Mirabeu, este hotel es un excepcional lugar donde relajarte tras un intenso día de turismo. Este hotel se ha convertido en un centro de arte, pero en su día fue un palacete fechado en 1715 que perteneció a los marqueses de Caumont. Adéntrate en sus majestuosas habitaciones y sumérgete en el clima lujoso y antiguo de sus salones históricos. Comer en su encantador jardín es una buena opción si hace buen tiempo. Las tartas son muy variadas y deliciosas.

 

DÓNDE ALOJARTE:

El flamante Hotel Le Pigonnet está situado a 15 minutos del casco histórico de la ciudad. Desde sus sublimes jardines el mismísimo Cezanne pintó uno de sus cuadros. La piscina de piedra, el lujoso restaurante, su exquisitos desayunos y sus acogedoras habitaciones hacen que este hotel sea el más famoso de Aix. Los precios varían bastante según la época del año, si vais en temporada baja la calidad precio será más que rentable, por lo que es francamente recomendable invertir en una noche inolvidable aquí.

Muchas gracias por acompañarme en este maravilloso viaje, espero que lo sigáis haciendo en muchos más.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.