‘The Old Man & The Gun’, crítica

La película de David Lowery llega a nuestros cines el 25 de enero

Los ladrones en el cine siempre han tenido una importancia capital. Parece que los personajes que roban bancos tienen bastante tirón para el público, véase historias como la de Bonnie y Clyde, repetidas hasta la saciedad en la gran y pequeña pantalla. El caso de ‘The Old Man & The Gun’ es diferente. No se trata de una historia común de ladrones, se trata de la historia, veraz o no, de una forma de vida. La cinta, dirigida por David Lowery, tiene previsto su estreno en nuestro país el 25 de enero y cuenta con un reparto de lujo formado por Robert Redford, Casey Affleck, Sissy Spacek y Danny Glover entre otros muchos.

El eje central del filme está basado en hechos reales, o casi reales. Forrest Tucker (Redford) pasó la mayor parte de su vida entrando o intentando escapar de la cárcel, o eso asegura él. Tucker es un ladrón de bancos inusual: es viejo, no usa la violencia y siempre sonríe. Un día, Tucker conoce a Jewel (Spacek), y es por ello que piensa en retirarse. Todo cambia cuando John Hunt (Affleck), detective de la policía, comienza a investigar esta ola de robos educados que se están dando por todo el país. Que no sea un ladrón al uso es lo que le da un toque especial al filme. La historia es bonita, divertida y, quitando que el personaje principal es un fuera de la ley, inspiradora.

El trabajo actoral es simplemente magnífico. Un Robert Redford carismático y espectacular dota de verdadero interés a la película, la cual tiene toques de humor que te dejan muy buen sabor de boca. Es imposible ver esta cinta y no tener una sonrisilla de complicidad con Tucker, gracias en gran parte a Redford. Sissy Spacek y Casey Affleck están estupendos también en sus papeles. El guion, escrito por el propio Lowery, deja unos diálogos muy interesantes, pero si que es cierto que pierde algo de fuerza en algunas partes del metraje. Esto no quita que la película es fácil de ver y la historia engancha. La vida de Tucker tiene mucho tirón y una fuerte carga emocional, a lo que hay que sumarle que Redford le da un toque sublime. Este cóctel deja una película, que, si bien no es perfecta, si que puede ser un punto final muy alto para el actor de 82 años si decide jubilarse de la actuación. La banda sonora no tiene mucha importancia, quitando algunos temas que casan bien con la situación que se ve en pantalla. La fotografía cumple, aunque hay que reconocer que parece que no es un aspecto que el director quiera destacar en su última película.

Podemos decir que Lowery ha hecho un buen trabajo en una muy gratificante cinta, donde la historia, las actuaciones y los diálogos son el plato fuerte. No es una película de cine policíaco, ni de cine de acción, es una cinta en la que la vida cobra importancia. No es el modo en el que Tucker se gana la vida, es el modo en el que robar le da vida. Al fin y al cabo, un ladrón es siempre un ladrón, y lo será hasta el fin de sus días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.