The Last Internationale revoluciona el Mad Cool a ritmo de folk

Tras deleitar en Suiza con su potente folk-rock, Delila Paz y Edgey Pires, acompañados por su batería, un tipo capaz de amoldarse a a cualquier ritmo sin problemas, se presentaron en la primera jornada del Mad Cool 2018, en una edición catalogada como unos de los mejores carteles debido a la presencia de bandas como Pearl Jam o Depeche Mode. Eran las 2:04 cuando The Last Internationale empezaban a preparar sus guitarras para poner todo a punto a lo que sería su tercer concierto en España en lo que llevamos de año. La primera canción fue Berta, Berta, un cover de Branford Maralis, de su álbum “I heard you twice the first time”. Una canción que destacó por la potencia que le añadió Delila al momento de interpretarla consiguiendo poner su propio estilo pero manteniendo el sonido original del tema. Tras acabar de tocar tal buena canción le llegó el turno a Killing Fields cuya puesta en escena, gracias a las luces rojas, hicieron de ese momento algo mágico a lo que sumado los potentes riffs acabarían por darle la explosividad arriba del escenario.

Los golpes directos y fuertes de la batería daban inicio a Life, Liberty and The Pursuit of Indian Blood, a lo que le seguiría Mind ain’t Free para poner sobre el escenario las letras reivindicativas tan características de The Last Internationale. En una noche en la que se podría decir que Pearl Jam teloneó para ellos ya que tocaron primero, se respiraba un aura de magia dado al gran concierto ofrecido por Eddie Vedder, eso mismo pareció captar Delila ya que al tocar Fire se notó en ella una fuerza increíble recordando a la potente voz de Janis Joplin. Además el marcado ritmo lento del tema hacía que destacara los potentes sonidos que daba su nuevo batería. Durante la interpretación de Hit’em with your blues, la voz de la cantante nos volvió a transportar a aquellos conciertos que ofrecía Janis Joplin a finales de los años 60.

Uno de los momentos más bonitos llegó con la interpretación de A Change Is Gonna Come ya que las luces azules sumado a los potentes rasgueos de Edgey a la guitarra hacía que hubiera una cálida armonía que acompañara durante el resto del concierto, eso pudo verse cuando cantaron Hard Times, el nuevo single perteneciente a Soul on Fire, su nuevo disco haciendo que el público se quedara con la boca abierta ante tal derroche de energía. El concierto llegaría a su fin con Wanted Man, con dedicatoria especial hacia Donald Trump y su imagen, y con 1968 en la que destacaría la gran conexión que estableció Edgey con el público para pedir que la gente aplaudiera al ritmo de la canción.

The Last Internationale cerraría su concierto en Madrid con un potente jam que era de tal potencia que la gente del público empezó a moverse sin control debido a la potencia musical que desprendía tal acción. De esta forma la banda ponía rumbo a Barcelona para presentarse en el Festival Cruïlla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.