‘Spider-Man: Far From Home’: el legado de Tony Stark

La exitosa secuela del hombre arácnido co-producida por Marvel y Sony Pictures pone fin a la ‘Saga del Infinito’ y abre la puerta a nuevas tramas muy esperadas por los fans

Hace poco más de dos semanas que ‘Far From Home’ llegó a los cines de todo el mundo con el objetivo de abarrotar las salas y llenar las butacas de palomitas rebeldes. El tiempo suficiente para que ya haya roto varios récords –como viene siendo habitual con los últimos estrenos de Marvel Studios- y haya sido calificada por los espectadores según varios rankings como una de las mejores películas de las 23 que integran el Universo Cinematográfico de Marvel (MCU) y la mejor de las que se han realizado hasta ahora sobre el héroe arácnido. Una recaudación de cerca de 600 millones de dólares lo avala.

Antes de nada, cabe remarcar que el espectador ha de haber devorado previamente la saga de ‘Vengadores’ y haberse dejado nariz y ojos en pañuelos de papel con el desenlace de ‘Endgame’ si quiere disfrutar de verdad de la nueva cinta del “vecino y amigo” Spider-Man. Y es que el Peter Parker que encarna Tom Holland poco tiene que ver con el perfecto nerd que veíamos personificado en Tobey Maguire en las primeras adaptaciones cinematográficas del personaje creado por Stan Lee allá por los años 60. Lo que no significa, no obstante, que sea peor. Tom Holland interpreta una versión más moderna -y creíble- del cerebrito adolescente que debe lidiar con una doble vida y con los problemas que supone tener dieciséis años y convertirse en un héroe cuyas responsabilidades eclipsan tu vida social.

En su viaje escolar a Europa, acompañan a Peter otros personajes ya esbozados en ‘Homecoming’ como MJ –que una vez más parece hecho a medida para Zendaya Coleman- Ned, Flash o Betty, y además hacen su aparición otros como Tía May, Happy Hogan o Nick Furia –este último en la línea arrogante a la que nos tiene acostumbrados desde ‘Capitana Marvel’-. La estelar irrupción de un nuevo superhéroe, Mysterio, cuya misión es luchar contra los monstruos elementales que acabaron con su universo, nos pone la mosca detrás de la oreja hasta el punto de tratarse de un nuevo enemigo para Spider-Man. El marvelita novato Jake Gyllenhaal supera las expectativas con su interpretación, generando amor-odio entre los espectadores en ciertos momentos clave del largometraje.

Todo ello aderezado, como no podría ser de otra manera, con una buena dosis de acción, efectos especiales espectaculares y esa banda sonora que pone los pelos de punta y proyecta en nuestro subconsciente la imagen de la imponente torre de los Vengadores mucho antes de su destrucción. La película no defrauda; se cuida hasta el más mínimo detalle. Porque lo que parece incuestionable es que ‘Spider-Man: Far From Home’ busca ser dos cosas: un homenaje y una metáfora.

Un homenaje porque, además de marcar el final de la tercera fase del  MCU –que se inició en 2016 con ‘Capitán América: Civil War’- se molesta en recordar a los espectadores durante todo el largometraje que Iron Man, el héroe que lo empezó todo, está muerto y necesita un sucesor. El legado de Tony Stark queda ahora en manos de su adorado pupilo, Peter Parker, otro de los superhéroes que cuenta con un mayor número de seguidores. Puro fanservice, algo que siempre es de agradecer. Precisamente es la presión de estar a la altura del mitificado Iron Man lo que marca el ritmo de la segunda parte de ‘Homecoming’. Vemos la figura del propietario de Stark Industries desde los primeros minutos de la cinta, de una forma repetitiva –y quizá para muchos hasta cansina- en murales, dibujos, imágenes y menciones. Pocos guiños hay, en cambio, a la memoria de Capitán América y Viuda Negra. Sin comentarios.

También es, como he mencionado antes, una metáfora. Del sistema empleado por Hollywood para hacer cine, donde se confunde la imagen real con la creada de manera digital. Un reflejo de la eterna dicotomía contemporánea de lo verdadero y lo falso. A Quentin Beck le bastan un buen puñado de drones y un grupo de científicos resentidos con Tony Stark para construir una realidad alternativa que sirva como telón de fondo para magnificar los logros de un nuevo héroe arquetípico, Mysterio. Ofrece al público lo que este espera ver, lo que este quiere ver. Exactamente lo mismo que nosotros cuando vamos al cine  a disfrutar de una nueva película de Marvel.

Pero si creéis que la función ha acabado cuando los créditos inundan la pantalla, ¡error! Marvel Studios aún nos reserva un par de regalitos para abrir boca –literalmente- de cara a la Fase 4 del MCU. Dos deliciosos bocados en forma de escenas post-créditos que anticipan las tramas que se desarrollarán a partir de ahora en torno a Spider-Man y compañía, así como la incorporación de nuevos héroes al Universo. Como reza el easter egg que aprovechan para colarnos en una de las últimas secuencias de la cinta: “We can’t wait to show you what’s next” (No podemos esperar para mostraros lo que va a venir). Pues nosotros esperamos que lo que sea que venga esté, al menos, a la altura de todo lo anterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.