Secretos de Albania

Albania, el último bastión comunista, en estado puro

TIRANA

A escasas tres horas de vuelo desde Madrid, con parada obligada en Roma, se encuentra Tirana, la capital de Albania. Tras una dictadura férrea durante más de cuarenta años donde se proclamó como único país ateo del mundo, actualmente la mayoría de su población profesa la religión musulmana. Aún así, todas las religiones conviven en armonía y tanto las mezquitas como las iglesias ortodoxas comparten horizonte. Los jóvenes son liberales y declaran que su religión es “ser albanés”, una forma de apaciguar las tensiones existentes entre religiones en otras partes del mundo y de dar muestra de relajación a la hora de profesar la fe.

Con un 70% de población musulmana se considera un país liberal y tolerante

El centro de la capital esta dominado por la Plaza de Skanderbeg y la estatua dedicado a este héroe nacional del siglo XV, símbolo de la resistencia albanesa contra el imperio otomano. Rodeando a este emplazamiento se encuentran los edificios más significativos; Museo de Historia Nacional, Teatro, Ópera y la mezquita Xhamia e Et’hem Beut, varios Ministerios y, algo más alejada, la llamativa Catedral Ortodoxa del Cristo de la Resurrección. Cruzando el río Lana, encontramos un vestigio de la dictadura comunista liderada por Enver Hoxha, una pirámide de cemento que fue ideada para servir como museo, pero que nunca llegó a utilizarse con tal fin. Además en la zona sur de la avenida principal se localiza la Presidencia de la República, el Palacio de Congresos y la Universidad Politécnica de Tirana. Aunque Tirana no sea una ciudad antigua, sí que hay rincones de siglos pasados que nos recuerdan el dominio del imperio otomano en la ciudad hasta el 1912.

Tirana Plaza Skanderbeg

Panorámica Plaza Skanderbeg

BERAT

Desde Tirana existen conexiones a todas las ciudad de Albania. Nuestro primer destino es la catalogada como ciudad más antigua de Albania. Un asentamiento del siglo V a.C situado en un lugar estratégico y que ha estado en terreno conflictivo durante toda su historia, sirviendo como frontera natural de diferentes imperios; Iliria y Epiro, imperio romano y bizantino. Muchos otros pueblos han pasado por ella dotándola de una increíble variedad de elementos culturales que le sirvieron  para ser reconocida en 2008 como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Berat fue nombrada en 2008 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO sumándose a la ciudad de Gjirokastra

Berat Patrimonio de la Humanidad

Berat

Si decides visitar esta ciudad no te puedes perder su castillo, lugar donde todavía sigue viviendo gente y hacen su vida diaria, a pesar del empinado trayecto hasta su entrada, y sus centros históricos; Mangalem, a los pies del castillo, y Gorica, en la otra orilla del río. Sus construcciones de estilo otomano la llevaron a tener el nombre de “la ciudad de mil ventanas” en la época comunista o Beligrad (ciudad blanca) por los serbios. Si dispones de más tiempo, es recomendable visitar las cascadas de Bogova y el cañón de Çorovode a 45 minutos y una hora y media respectivamente del centro de Berat.

GJIROKASTRA

Junto con Berat, otra ciudad albanesa fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y esta fue la ciudad de Gjirokastra o Gjirokastër, ciudad natal del líder comunista Enver Hoxha a la vez que del internacionalmente reconocido escritor Ismail Kadare. Situada junto al monte Mali i Gjerë, se encuentra a 36 kilómetros de la frontera con Grecia, lo que ha sido tema de conflicto entre albaneses y helenos por la lucha de la región del Epiro. La gran influencia otomana y la construcción de los típicos kule es lo que ha llevado a esta ciudad a convertirse en una verdadera ciudad-museo, además de poseer una gran fortaleza que está abierta al público y donde podemos encontrar material de la II Guerra Mundial, un bazar del siglo XVII y mezquitas e iglesias del siglo XVIII.

Panóramica de Gjirokastra

Panóramica de Gjirokastra

Pero Albania no solo con ciudades antiguas y reminiscencias de su pasado otomano. Es verdad que la región de los Balcanes ha sido una zona convulsa a lo largo de los siglos por ser la frontera natural de muchas civilizaciones, pero acercándonos a la costa del Mar Adriático podemos encontrar pequeños paraísos que nos recordarán que seguimos visitando un país mediterráneo.

HIMARA

Llegar a la región de Himara/Himarë desde la capital Tirana no supone un gran problema. Hay dos vías dependiendo de tu itinerario. Si has decidido visitar Gjirokastra desde Berat o Tirana, debes llegar hasta Saranda y de ahí subir por la costa. Nosotros recomendamos una ruta alternativa y que seguro vas a disfrutar mucho más. Tras visitar Berat, toma un furgon hacia Vlorë (Gjirokastra puede esperar y seguro que lo agradeces) y de ahí otro hasta Himara. A la media hora de salir de Vlora verás que la carretera empieza a tener un desnivel y que los paisajes comienzan a cambiar. Estarás atravesando las montañas de Llogara (Montes Ceraunios en griega), cumbres de más de 2000 metros que descienden abruptamente hasta el nivel del mar. Esta orografía es la culpable de que Himara sea una de las regiones con las playas vírgenes más increíbles del Mediterráneo.

Las montañas Llogara marcan el final del mar Adriático y el comienzo del Jónico, descubriendo idílicas playas

Himara tras la tormenta

Himara tras la tormenta

Nuestro plan inicial era pasar un par de días en la ciudad Himara y recorrer la ciudades que conforman la región (Dhërmi, Qeparo, Pilur…), pero el tiempo no nos acompañó y decidimos seguir nuestro recorrido hacia el sur del país.

Si decides quedarte en Himara, hay algo que no te puedes perder y que recomiendan todos los viajeros que hasta allí llegan, la playa de Livadhi. Tras una hora de caminata desde Himara, llegarás a esta playa donde podrás decidir pasar el día o acampar en el Camping Kranea.

SARANDA

En la frontera con Grecia se encuentra uno de los centros turísticos más importantes de Albania. Recuerda a todas aquellas ciudades costeras que han ido creciendo descontroladamente en los últimos años intentando sacar el máximo beneficio al turismo. Si bien Saranda no merece ninguna mención especial, sí me gustaría detenerme en algunos puntos interesantes en sus alrededores.

Las ruinas de Butrint corresponden a una antigua civilización griega tras pasar por manos de venecianos y bizantinos. Un espacio, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1992, que nos trasladará a la Grecia clásica en menos de una hora de viaje. Dirección Gjirokastra se encuentra el Blue Eye (Syri Kaltër), un fenómeno natural donde un agua transparente sale al exterior desde una profundidad de más de cincuenta metros y origen desconocido. Una auténtica maravilla de la naturaleza.

A menos de cuatro kilómetros de la costa de Saranda se encuentra la isla griega de Corfú. Las excursiones de un día desde la localidad albanesa son muy populares, aunque si realmente queréis disfrutar de la isla, lo mejor es pasar al menos dos noches allí. Es la segunda mayor isla jónica y las distancias son largas aún en coche.

SHKODER
Mezquita Shkoder

Mezquita Shkoder

Desde el sur volvemos a la capital para cambiar las playas por las montañas. Si en el sur del país la mayoría de la población es griega y se considera a los albaneses una minoría, en el norte estos últimos son mayoría absoluta. Shkoder es una de las ciudad más antiguas del país balcánico y se encuentra junto al lago del mismo nombre que sirve de frontera natural con Montenegro. Es la quinta ciudad más grande por población de Albania y se considera como un centro cultural y económico muy importante.

El principal motivo de nuestra visita a la ciudad de Shkoder es la oportunidad de disfrutar de una de las rutas más increíbles de toda Europa en los llamados ‘alpes albaneses’ para la que tendrás que reservar al menos dos días de tu viaje.

PARQUE NACIONAL DE VALBONA

El día comienza temprano. A las 6:00 (pregunta siempre en la recepción de tu hotel) una furgoneta te recoge en la puerta de tu alojamiento para dar el pistoletazo de salida a esta gran aventura. Tras una hora y media de viaje abandonando la ciudad y por ‘carreteras’ sin asfaltar, llegamos a Koman. Allí esperaremos al ferry para cruzar el gran lago del mismo nombre.

El lago Koman fue creado artificialmente tras la construcción de presas en la época comunista, pero nos regala maravillosas instantáneas que nos recuerdan a los fiordos noruegos

Lago Koman

Lago Koman

Podemos tomar un café, un refresco e ir al servicio. Poco más que hacer en la orilla de este lago creado artificialmente tras la construcción de presas en la época comunista. El ferry, por llamarlo de alguna manera que todos entendáis, es el medio de transporte que varias decenas de habitantes locales utilizan a diario para ir a comprar a la ciudad y volver a sus casas remotas en la montaña. Un barco público que para en cada orilla habitable del lago y donde se bajan algunos de los pasajeros albaneses que tomaron el barco en Koman. Nuestro destino es Fierza, la última parada de nuestro ferry, donde nos espera otra furgoneta para llevarnos al Parque Nacional de Valbona.

Allí hay varios alojamientos donde pasar la noche para poder comenzar la caminata hacia Theth el día siguiente. Se suele llegar bastante pronto a Valbona, por lo que puedes aprovechar para dar una vuelta por el Parque Nacional o, como hicimos nosotros, calentarnos en el fuego de la chimenea de nuestro albergue mientras jugábamos a las cartas y esperábamos a que llegara la hora de la cena.

VALBONA – THETH

¡Siente la llamada de la naturaleza! Entre cumbres de más de 2,000 metros, el aire fresco nos invita a volver a madrugar para empezar el camino a Theth. Existe la posibilidad de tomar el servicio de furgon hasta el comienzo de la senda por unos 20€, precio que se comparte entre todos los que elijan esta opción. Si no, siempre se puede caminar, pero son siete kilómetros más que hay que tener en cuenta, ya que si queremos volver ese mismo día a Shkoder, el tiempo apremia. La duración de la ruta es de unas seis horas y el nivel es medio. Al principio se hace duro ya que hay que salvar el desnivel del valle y la altura complica la respiración, pero una vez que va pasando el tiempo te vas acostumbrando y solo queda disfrutar del paisaje.

El recorrido de seis horas por el Parque Nacional de Valbona es una actividad imprescindible si visitas Albania

Necesitamos estar en Theth antes de las 13:00 para poder tomar el furgon de vuelta a Shkoder. Los horarios de los transportes en Albania son todo un misterio, puede salir a su hora o una hora más tarde. Aún así, siempre habrá gente dispuesta a llevarte a algún sitio por una pequeña cantidad de dinero. Nosotros llegamos tiempo, pero un camión que iba dirección Shkoder nos recogió y nos dejó el trayecto algo más barato. La primera hora subiendo de nuevo el valle para tomar la autopista es realmente horroroso, sesenta minutos de montaña rusa constante. Una experiencia más en nuestro viaje por este país tan desconocido.

Panorámica Parque de Valbona

Panorámica Parque de Valbona

LAGO OHRID

Este es el último punto del viaje y al que se llega con suma facilidad y comodidad desde Tirana en cuatro horas. No os dejéis engañar por la distancia en kilómetros. La orografía del país, el estado de las carreteras, los vehículos de transporte utilizados y las numerosas paradas para recoger a gente hacen que los viajes se alarguen en el tiempo.

Ohrid - http://www.theguardian.com/

Ohrid – http://www.theguardian.com/

El Lago Ohrid es otra de las maravillas de los Balcanes situada en la frontera de Albania con Macedonia. En esta última es donde se encuentra la ciudad del mismo nombre y la mayoría de los alojamientos, aunque lo recomendable es alquilar una moto o un coche y recorrer las numerosas ciudades en la orilla de este lago; la propia Ohrid o Struga, en Macedonia, o Pogradec, en Albania.

La antigüedad de este lago y su profundidad, el más profundo de los Balcanes, permiten que se desarrolle un ecosistema propio con más de 200 especies endémicas y por ello fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1979. Una de las especies más populares y la cual podemos degustar en uno de los numerosos restaurantes es la endémica carpa del lago Ohrid.

CONSEJOS PARA VIAJAR EN ALBANIA
  • Perder el miedo a viajar por Albania. Es un país seguro y su gente es abierta y simpática con los turistas
  • Está situada en la costa Adriática, por lo que sus playas son idénticas a Croacia; arena blanca, aguas cristalinas
  • Imprescindible la ruta de dos días al Parque Nacional de Valbona, una maravilla de la naturaleza.
  • El moderno barrio en Blloku en Tirana es tu sitio para salir a tomar algo en la capital.
  • Vlora y Durres son prescindibles en un viaje de una semana a pesar de ser centros turísticos y económicos de Albania.
  • Su moneda es el leke. 140 leke son 1€ y los precios son muy bajos en comparación con España. 250 leke kebab + bebida, 600-700 plato principal + bebida en restaurante. 1200-1400 leke habitación compartida en hostel
  • Pregunta a los locales por los horarios del transporte y paga después de haber llegado a destino. No esperes un autobús último modelo. Muchas veces es una simple furgoneta (furgon). El último furgon sale de cada ciudad a las 14 horas.
  • El autostop es una opción para moverse.
HOSTELS RECOMENDADOS
  • Trip’n’hostel (Tirana)
  • Himara Hostel (Himara)
  • Camping Kranea (Livadhi Beach)
  • Hairy Lemon (Saranda)
  • The Wanderers (Shkoder)
  • Guesthouse Kole Gjoni Hotel (Valbona)
  • Sunny Lake Hostel (Ohrid)

¿Vas a viajar a Albania y tienes alguna pregunta? No dudes en consultarnos vía mail o redes sociales.

1 comment

  1. Jorge

    Hola, en abril vamos a hacer el recorrido desde Skopje en auto pasando por Ohrid (2 noches) y luego a Tirana (2 noches) volviendo a Skopje (1 noche) devolvemos el auto y cruzamos a Sofía en bus para tomar un vuelo a Frankfurt. Tendremos que tener alguna consideración especial en cuanto a frontera, estado de rutas?
    Sería una gran ayuda para nosotros abusar de tu experiencia.
    Desde ya quedamos muy agradecidos.
    Jorge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.