Parque natural de Arribes del Duero

¿Sueñas con hacer una escapada? ¿Planificas un viaje de Semana Santa? Si buscas algo diferente, económico y cercano esta puede ser tu opción. Hoy viajamos hasta el Parque Natural de Arribes del Duero.

ruta arribes del duero

Ruta escogida

Entre España y Portugal, este espacio natural abarca alrededor de 190.000 hectáreas y ocupa parte del territorio de 37 municipios pertenecientes a las provincias de Salamanca y Zamora. Entre sus atractivos encontramos un extraordinario paisaje con profundos cañones conocidos como arribes, una fauna con más de 300 especies de vertebrados, una vegetación en la que predominan los encinares y un patrimonio histórico con restos de culturas celtas, romanas, visigodas y musulmanas.

Nuestro viaje comienza al sur de Arribes, concretamente en el municipio de Sobradillo, donde encontramos un local de información turística en el que una amable señorita nos aconseja la ruta a seguir. Son las 11 de la mañana y nos espera un largo día de recorrido.

IMG_1116

El Colagón del Tío Paco

Montamos al coche y ponemos rumbo a nuestro primer destino, el municipio de Saldeana. 23 kilómetros de carreteras secundarias nos separan de nuestra primera parada, a la que llegamos sin dificultad para aparcar el coche y empezar a caminar hacia el Castro del Castillo. Se trata de los restos de un poblado de vettones que habitó esas tierras entre los siglos V y II a.C. Damos un agradable paseo y trepamos hacia lo poco que queda de la muralla. Como no hay mucho que ver decidimos volver al coche para no perder tiempo y seguir nuestro camino hacia el norte.

IMG_1161

El Picón de Felipe

La segunda parada se encuentra en Saucelle, donde nos espera el Mirador de Penedo Durao hacia la desembocadura del Huebra, y tras las fotos pertinentes seguimos por sinuosas y deshabitadas carreteras y caminos hacia Mieza, otro pequeño pueblo en el que nos indican el camino a seguir hacia un nuevo mirador, el Colagón del Tío Paco. Las espectaculares vistas del río entre montañas nos deleitan durante un buen rato gracias a sus tres miradores, pero se acerca la hora de comer y aún queda mucho por ver…

IMG_1177

El corazón de Arribes

A 13’4 km se encuentra Aldeadávila de la Ribera. Llegamos al pueblo sin problemas, pero necesitamos preguntar un par de veces hasta encontrar el camino de tierra que nos lleva al observatorio de rapaces. Una pequeña caseta desde la que divisar el valle y un único problema: no hay rapaces. Decidimos continuar por Aldeadávila hacia el Mirador del Picón de Felipe. Aparcamos el coche y tenemos que bajar por un pequeño sendero en la montaña hasta encontrar la mejor de las vistas al río Duero, y ahora si, las rapaces. Imprescindible.

Nuestra última parada es la playa del Rostro, que ofrece el punto de vista contrario a lo que pudimos observar en el último mirador. Para acceder tienes que descender por una estrecha y sinuosa carretera durante al menos 15 minutos. Allí se encuentra un pequeño embarcadero desde el que parte “El corazón de las Arribes”, un barco turístico que da un paseo de hora y media por el Duero con información sobre el parque y unas vistas únicas. Su precio: 16€ adultos y 8€ niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.