‘Lo que esconde Silver Lake’ o cómo combinar la cultura millenial y Hitchcock

Después de pasar por el festival de Cannes y el festival de Sitges, donde obtuvo una mención especial premio de la crítica Josep Lluis Guarner, ‘Lo que esconde Silver Lake’ llega a España el próximo 28 de diciembre

‘Lo que esconde Silver Lake’ supone la cuarta obra del consagrado director de ‘It follows’, David Robert Mitchell  y se prevé como una nueva película de culto. Este filme neo-noir trata la búsqueda de la meta vital de Sam (Andrew Garfield) mediante la investigación obsesiva de la desaparición de su atractiva vecina Sarah (Riley Keough).

El thriller comienza cuando Sarah aparece en la piscina de Sam para darse un baño junto a su perro y este queda prendado de ella. Tras unos encuentros casuales por el barrio, la joven desaparece aparentemente sin dejar rastro. Por lo que Sam se adentra en un trepidante viaje por los lugares más oscuros y misteriosos de la ciudad de Los Ángeles para dar con su paradero.

Ahora bien si podemos destacar un tema por encima de todos es el sello millenial representado por el cineasta de manera magistral. Los cómics, el Mario Bros. y los grupos de música noventeros como Nirvana se sumergen en este filme para reflexionar sobre esta generación y la cultura pop que nos rodea. Por un lado, se abraza a la corriente no solo en elementos narrativos o colores estéticos, sino que también en el propio planteamiento general del relato con el continuo bombardeo de mensajes ocultos, las teorías conspiranoicas y la diversidad de personas. Por otro lado, se realiza una reflexión crítica sobre esta cultura de masas como una corriente vacía, insignificante y sin valor, que se lanzan como un jarro de agua fría al espectador.

Además hay un clara influencia del cine clásico de Hollywood, especialmente del director Alfred Hitchcock. Este influjo es palpable en  la construcción de planos como el famoso Dolly Zoom, la música, el voyerismo con Sam a los prismáticos y la adoración de las mujeres rubias por parte del protagonista.

En cuanto a los personajes, primero nos encontramos con Sam, un aspirante a actor en paro y que carece de motivación en su vida. Nuestro protagonista es un símbolo de la generación millenial que busca hacerse un hueco en una industria marcada por la precariedad, la continua frustración y la búsqueda constante de la fama. Sus sueños y el surrealismo de la película tejen una delgada línea entre la realidad y la pesadilla que juega con la mente del espectador. En contraposición, Sarah es la representación del modelo ideal femenino, según el ya citado Hitchcock, que nos transporta a las viejas glorias de Hollywood: mujer rubia, joven, guapa y con un aire de misterio que envuelve al mundo que le rodea. La sensualidad y el erotismo del personaje  se representan mediante la finura y elegancia de su físico, aunque hay que destacar la interpretación retorcida y la pasividad, que la convierte en un mero objeto del deseo sexual masculino y totalmente ausente en el motor narrativo de la trama.

Otro de los grandes temas abarcados en esta pieza audiovisual es el mundo de Hollywood, el cual es ferozmente criticado por su elitismo. Este mundo enraizado en el derroche, el alcohol y las drogas posiciona a unos pocos en un lugar de privilegio, por lo que se crean relaciones basadas en el abuso de poder que llevan a una lucha de clases. Además, la tristeza y el vacío existencial se imponen como una constante en todos los personajes, en algunos casos llevados a una locura extrema.

En conclusión, nos encontramos ante un drama negro de misterio que mezcla la narración del cine clásico con los elementos de la cultura pop y millenial mediante una cuidada iconografía y una excelente representación de la misma. Esta nueva obra del director David Robert Mitchell viene pisando fuerte y promete ser un deleite para nostálgicos de los 90 y amantes de la cultura cinematográfica clásica. Por ello, nuestra recomendación es que no podéis perderos su estreno el 28 de diciembre en los cines españoles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.