‘Mi gran noche’, crítica

Alex de la Iglesia vuelve al mundo de la comedia con ‘Mi gran noche’, una película que nos ha hecho disfrutar y reír a carcajadas. Esta vez, el director vasco apuesta por una película coral con una brillante plantilla de actores entre los que destacan Mario Casas, Pepón Nieto, Hugo Silva, Luis Fernández y, por supuesto, el gran Raphael. En cuanto a ellas, cabe destacar a la que se le conoce como la próxima Penélope Cruz, Blanca Suárez, acompañada también de otras actrices muy destacadas como Carmen Machi, Carolina Bang o Ana Polvorosa.

SINOPSIS: A José lo envía la ETT, en pleno agosto, a un pabellón industrial de las afueras de Madrid para trabajar en la grabación de una gala especial de Nochevieja. Cientos de figurantes como él llevan semana y media encerrados y desesperados mientras fingen celebrar con alegría la falsa venida del Año Nuevo. Alphonso, la estrella musical, es capaz de todo para asegurarse que su actuación tendrá la máxima audiencia. Adanne, su antagonista, joven cantante latino, es acosado por las fans que quieren chantajearle. Los presentadores del programa se odian y compiten entre sí para ganarse la confianza del productor. Pero lo que nadie sabe es que la vida de Alphonso corre peligro.

2

La película rompe con todas las expectativas que el público esperaba, y es que en un principio, el tema en torno al que gira la película puede parecer un poco ridículo y difícil de enfocar, pero lo cierto es que no es así. Alex de la Iglesia quería jugar con un tema conocido por todos los españoles, y como él mismo asegura, “el especial de fin de año es un momento de unión de toda la familia”.

Gran parte del éxito de ‘Mi gran noche’ se basa en el trabajo de los actores, que se acoplan perfectamente a las exigencias de sus personajes pese a verse obligados a afrontar nuevos retos. Ejemplo de esto es Mario Casas, quien nos tiene acostumbrados a aparentar ser un chico malo, pero en esta película aparece su lado más fiestero, y lo cierto es que se le ve muy cómodo.

650_1200Por otro lado, la indudable protagonista es Blanca Suárez, que aparece como una chica a la que las cosas no suelen irle demasiado bien. Aún así ella está segura de que solo es mala suerte y acabará mostrándonos su lado mas tierno junto a Pepón Nieto. La propia Blanca explicaba como este papel ha sido uno de los más complicados de su carrera porque tiene miedo a que se rían de ella y no con ella, pero se ría quien se ría, su actuación final es brillante.

Entre las restantes interpretaciones, también caben destacar las de Hugo Silva y Carolina Bang, que encarnan a un matrimonio que competirá continuamente por ser los próximos presentadores de Supervivientes, y la del cantante Raphael, conocido como Alphonso en la película.

En definitiva, una comedia tan absurda como frenética que podría tener una importante representación en los Goya si consigue atrapar al espectador con sus puntos cómicos y con las situaciones tan ilógicas que sucederán a los personajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.