Conoce a Rafa Nieto

Ciudad Universitaria, ese pequeño rincón de Madrid donde se juntan la mayoría de los Colegios Mayores más conocidos. Rafa Nieto estuvo dos años en uno de ellos y así comenzó su andadura como DJ. Ahora va de capea en capea, aunque también frecuenta alguna de las discotecas más famosas de la capital. Un madrileño de adopción, estudiante de Derecho y ADE que nos cuenta como comenzó en este mundo tan peculiar.

  • ¿Quién es Rafa Nieto?

Rafa Nieto es un DJ de 21 años, que estudia derecho y ADE en ICADE, aunque soy de Málaga. Estuve dos años en el Colegio Mayor Jaime del Amo y ahora vivo en un piso.

  • ¿Cómo empezaste con esto de ser DJ?

Pues mira, el año pasado me compré una controladora, porque yo siempre había tenido mucha curiosidad por el tema de los DJ, pero nunca lo había probado.  A mí me gusta componer, toco el piano y canto. La música siempre me ha interesado, así que, me lancé y me compré la controladora. La verdad es que fue todo un poco improvisado porque en La Capea Jaimita, que es la de mi colegio Mayor, que la organiza un amigo mío, necesitaban a alguien que pusiera música por la tarde. Así que yo, en lugar de poner Spotify decidí llevarme la controladora y poner música con lo que había aprendido esos días. Y una chica de otro colegio mayor, El Roncalli, le gustó mucho como lo hice, y me pidió que fuera de DJ a su capea. Y ya a partir de ahí pues me llamarón de otros Colegios Mayores, unos ocho llevo ya, o cosa así.

  • ¿Te planteas en el futuro dedicarte a esto?

No, la verdad que no. Lo tengo ahora como hobby en la etapa universitaria, pero ya está. Luego cuando llegan los exámenes dejo de pinchar y me pongo a estudiar. Tengo pesado dejarlo cuando empiece el máster.

  • Pero también eres músico…

Como músico… a ver, yo toco el piano desde los doce – trece años, y a cantar empecé con diecisiete. Ya componía, pero solamente de piano y hubo un momento en el que me dio por cantar mientras tocaba. Pero cantaba muy mal, por lo que me apunté a clases de canto en segundo de bachillerato, y estuve dando clases un año.

  • Cuando compones o piensan en las mezclas ¿Cómo te inspiras?

He hecho dos canciones que sí que estaban inspiradas, pero ahora llevo un tiempo sin componer porque no tengo inspiración. Yo me inspiro en parte en cosas que me han pasado y muchas veces son cosas inventadas también, no sé, es como el que escribe un cuento. Como DJ es más difícil, al final es intentar poner la música que quiere la gente en cada momento. Yo tiro mucho de poner canciones que sé que se escuchaban hace seis años, pero que a la gente les sigue gustando escuchar, porque les hace acordarse de momentos.

  • ¿Qué referentes musicales tienes?

Melendi, muchísimo. Me encanta Pereza. Sobre todo, el pop – rock español. En cambio, como DJ… yo soy un DJ comercial, ósea sobre todo me centro en la música comercial y reguetón. Y los DJ que están más consolidados no son de ese estilo.

  • También has pinchado en alguna discoteca.

Sí, en Mitty, Jácara y en Teatro Bodevil. Aunque esta última era una fiesta de un colegio mayor, no era para la discoteca.

  • ¿Te han dado algún trato especial en estos sitios?

Hombre, ellos siempre están muy liados y van estresados. Yo creo que uno cuando empieza, sobre todo en una discoteca, no puede exigir nada. Por mucho que hayas estado en mil colegios mayores, aunque luego son el público que van a estas discotecas… ósea que a ti te elige el público.

  • ¿Y en los Colegios Mayores?

Pues genial. Yo trabajo con una empresa que es Unicampus y me llevo muy bien con mi jefe. Nunca hemos tenido ningún problema. Cuando tienen cualquier evento si es de CIU (Ciudad Universitaria) siempre me llama.

  • Vamos, que tu fama es sobre todo en CIU…

SÍ, si…

  • ¿Se liga más siendo conocido?

A ver, se te pegan muchísimas chicas cuando estas pinchando. Donde más, sobre todo, es en las discotecas, en las fiestas no tanto. Lo que pasa que las mesas de estos sitios pueden valer diez mil euros, doce mil euros… una barbaridad y yo que una chica este con la copa encima de la mesa no me hace ninguna gracia, vaya prefiero no ligar. De hecho, una vez hable con los de seguridad para que no se subieran. Pero vaya que sí, que se liga más.

  • Y la mesa ¿Cómo empezaste a usarla? Porque tiene su complicación.

Yo me compre la controladora y empecé un poco por Internet y luego me apunte a clases. He estado yendo con un profesor, que suele hacer cursos completos, pero yo he ido por clases sueltas.

  • Tienes dos canciones en Spotify ¿Cómo funciona eso?

Pues hay varios agregadores. Pero a ver, hay gente que tiene contacto con Spotify, de manera que ellos suben sus canciones. Para empezar, te ponen unos requisitos concretos: una calidad concreta de X hercios, que sea original tuyo porque si no es un cover, que lo puedes subir también, pero tienen que pedir otros permisos a parte. Ellos tienen contratados a gente que son esos agregadores, estos te cobran, unos 20 euros por canción, y si cumple los requisitos te la suben. No se valora si la canción es buena o mala, lo único que tenga unos requisitos de calidad. El formato, la foto… Aunque a veces te lo hacen gratis. Yo tengo un amigo con un grupo que les pusieron en el cartel de su concierto como patrocinadores, y a cambio le dejaron subir el álbum gratis.

  • No trabajas ni con un community…

Yo no. Ahora quiero sacar una página en Facebook, como DJ. Vaya ya la tengo hecha, lo único que está oculta todavía porque estoy esperando a que me manden el vídeo promocional, que he encargado. Pero vaya, seguramente la sacaré en enero.

  • ¿Qué piensas sobre el panorama musical actual?

Pues que ahora mismo no me gusta.  A pesar de que me guste mucho el reguetón y todo eso. Ayer por ejemplo me metí en el top 50 de Spotify y hay tantísimo trap. Y a mí eso no me gusta.

  • Ósea defiendes más el reguetón que el trap

Sí, sí muchísimo más. Sobre todo, el reguetón electro-latino, vaya el más movido. El trap me parece que te duermes, vamos, de hecho, yo en las discotecas últimamente me duermo.

  • Y las letras de reguetón…

A mí no me parece mal que se digan guarradas en las canciones, la verdad. Si las quiere decir alguien pues porque no. Al final, hay libertad de expresión. Ahora, por ejemplo, yo lo de la censura de Operación Triunfo, que se ha criticado mucho, me parece bien.  Porque es un programa que es para más de siete años, por lo que no puedes sacar una letra así. En ese sentido estoy de acuerdo. La canción puede decir lo que quiera y me parece bien, yo no tengo problema en poner una canción de ese tipo cuando estoy pinchando, pero claro, hay que adaptarla al contexto. De hecho, en la radio creo que se pone la versión censurada porque no puedes poner a las doce de la mañana Mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.